Agencias de viajes online para viajar a Chiapas

Las agencias de viajes online, como PriceTravel, te ofrecen opciones espectaculares que te permiten descubrir y vivir Chiapas a la carta. Sin duda, los paquetes de avión más hotel, a precios tan atractivos, despiertan la pasión por los viajes, y Chiapas tiene lugares por demás extraordinarios que justifican con creces un viaje a los confines de la selva.

Llegar a las Cascadas de Agua Azul

El primer paso para llegar a este portento natural es tomar un vuelo a la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, y desde ahí, viajar por carretera a la hermosa ciudad colonial de San Cristóbal de las Casas, que está a menos de una hora. Por supuesto, esta ciudad merece una pernocta para conocer sus maravillosos secretos. Una vez saciada tu curiosidad, desde aquí hay que tomar la carretera que va a Palenque y, en poco más de tres horas, habrás llegado a la fabulosa Reserva Especial de la Biósfera Cascadas de Agua Azul.

Una vez en el paraíso

Una vez que llegues a tu destino, te encontrarás con uno de los lugares naturales más extraordinarios y espectaculares de nuestro país. Las pozas, las albercas naturales, y las caídas de agua que se forman en este lecho calizo, que es como una escalera con varios pisos con vivos colores de azul añil o turquesa, regalan sensaciones, por decir lo menos, “alucinantes”.

Si, además, se considera la exuberancia de la selva, con su fauna exótica de aves endémicas como el tucán real, los monos aulladores, los puercoespines y los jaguares, por sólo mencionar algunos ejemplares, y la portentosa vegetación de la selva alta, con liquidámbares, chicozapotes, ceibas y lianas, la postal es el equivalente al paraíso, ese lugar donde siempre deseaste llegar y de donde nunca querrás irte.

Los recorridos

Las Cascadas de Agua Azul tienen senderos maravillosos a orillas del río Tulijá que te permitirán acceder de manera escalonada, ya sea río abajo o río arriba, a otras pozas, albercas naturales, estanques y cascadas espectaculares. Los escenarios son ideales para nadar y “chapotear”.

Del mismo modo, podrás practicar el descenso de río, el senderismo y las excursiones a caballo por los mágicos senderos de la selva; también podrás regodearte con el avistamiento de aves, y acampar y disfrutar de los convivios nocturnos a la luz de las estrellas y la luna, con los enigmáticos sonidos de la selva, donde predominan los portentosos aullidos de los monos saraguatos, también llamados mono aulladores.

Es importante considerar que, para disfrutar en toda su magnificencia esta joya natural, conviene visitarla en los meses que no son de lluvias, es decir, de octubre a abril, e incluso mayo, en muchos casos. Muy cerca de Agua Azul, podrás visitar  las fantásticas cascadas de Misol-Ha y la de Welib – Ha que, por supuesto, tampoco tienen desperdicio.

Recomendaciones en la selva

Sin duda, es recomendable para este periplo no olvidar cuestiones muy puntuales, como un buen repelente de insectos, calzado adecuado para largas caminatas húmedas, tu traje de baño, ropa ligera, y por supuesto tu cámara fotográfica o de video. En Agua Azul, hay restaurantes con buena comida regional, e incluso tiendas de artesanías, que ofrecen algunos productos realizados por las etnias locales y vecinas.

En fin, una “escapada” a este tesoro natural es una de las mejores experiencias que puedes tener en uno de los escenarios más impresionantes y bellos de nuestro país. No dudes en regalártelo. El peligro es que, una vez allí, decidas que la Zona Arqueológica de Palenque también vale la pena, o los Montes Azules, o las Lagunas de Montebello, o el Cañón del Sumidero, pero bueno… ésa ya es otra historia. Muy buen viaje.