Conoce las mejores agencias de turismo aventura

Te vendrá bien saber que existen las agencias de turismo aventura si eres de los que prefieren no ser turista sino viajero, experimentar antes que sólo contemplar, salirte de la norma, y no ir a lo seguro. Desde aquí nosotros te daremos algunas ideas. A ti te resta consultar con tu agencia de viajes para que juntos armen tu próxima experiencia.

Como ejemplo, te proponemos América del Sur, un continente con lugares inexplorados, imponentes cadenas montañosas, desiertos surrealistas o selvas feroces. De su vasta escenografía, elegimos algunos pocos pero impactantes destinos de visita obligada para tentarte a saltar de la comodidad de tu hogar.

Machu Picchu, Perú

Te revela su joya más preciada: su reino Inca. La mítica ciudad, oculta entre las montañas, fue un secreto guardado por la selva que la cobijó durante siglos. Su nombre significa Montaña Vieja, está a 2,430 metros sobre el nivel del mar y hoy es el sitio arqueológico más visitado de todo el continente americano.

Puedes llegar en micro desde Cusco, luego de pasar una noche en Aguas Calientes y visitar el parque por la mañana temprano para evitar la multitud. También puedes elegir viajar en tren, disfrutando del paisaje, pero si eres un alma libre, anímate a arribar a pie por el Camino del Inca.

El recorrido, eso sí, es de varios días y duermes en tiendas que se improvisan en la ruta. La ciudadela fue palacio del rey y santuario, y puedes recorrerla solo o tomar un tour guiado, que te dará más información sobre la cultura, la geografía y la religión Incas. Te quedarás sin aliento frente a esta maravilla natural que te contagiará de la grandeza de espíritu de su civilización.

Salto Angel, Venezuela

Es el salto más alto del mundo que brota con furia de la pared de roca hacia el río Churún. Mide 979 metros de caída continua y se encuentra dentro del Parque Nacional Canaima, un refugio de naturaleza virgen, con selvas tropicales y mesetas rocosas.

Ahora bien, esta catarata es venerada y temida por los indios pemones, nativos del lugar, porque para ellos era albergue de los espíritus malignos. Esa rabia hoy sabemos que no se debe a ningún diablo sino a la fuerza con la que cae el agua por las intensas lluvias tropicales.

La invitación a conocer este salto también conlleva su adrenalina: sólo se accede en avioneta y dependiendo de los caprichos del clima. El vuelo dura unos 45 minutos. Otra opción más extrema es remontar río arriba en una canoa con motor y caminar una hora hasta el mirador.

El olor de la selva mojada, la lluvia que caerá sobre nosotros más de una vez durante la travesía, los guacamayos chillando entre las copas de los arbustos y el bramido ensordecedor del agua será una experiencia fascinante.

Torres del Paine, Chile

Es un impresionante parque nacional situado al sur del país. Despliega una variada geografía, entre montañas, valles, ríos, lagos, y glaciares. Tienes diferentes opciones para realizar caminatas y variados caminos para conocer el parque.

Si el tiempo es reducido, elige los senderos de la “W”, 76 km en 4 días conociendo los puntos más importantes del lugar, el sendero rocoso que lleva al Mirador de las Torres, el refugio Cuernos o el Glaciar Grey.

Si eliges la opción más extensa, eres un aventurero que siempre va por más. En una semana completarás el circuito denominado “O”, que envuelve el macizo Paine, descubriendo lagos y glaciares, hasta el Paso John Garner, y su vista privilegiada. Lleva tu cámara en todo momento, porque los paisajes son tan impresionantes que no tendrás palabras para describirlos, los tendrás que mostrar.

Salar de Uyuni, Bolivia

Aquí te sientes fuera de este mundo. Es el mayor y más alto desierto de sal del planeta, la más grande reserva de litio mundial y uno de los principales destinos turísticos de Bolivia. Lo visitan cerca de 60 mil personas cada año.

El pintoresco pueblo de Uyuni es la puerta de entrada a este lugar único donde descubrirás géiseres, pozos volcánicos con fumarolas de azufre, crías de flamencos que copan el paisaje cada noviembre, momias de 3 mil años descubiertas en las cavernas o cactus de hasta 10 metros de alto en la Isla del Pescado, la mayor de un conjunto de islotes en el centro del salar. En sus orillas se encuentran los extravagantes hoteles construidos con bloques de sal, una experiencia que no puedes perderte.

Además de caminarlo infinitamente, es un sitio sin igual para fotografiar, único y solitario. Parece un paisaje lunar por el contrataste del azul turquesa del cielo con el blanco de la superficie. Un día espectacular es cuando, después de la lluvia, se forma una capa de agua y el salar se transforma en un espejo que refleja el cielo y a ti mismo. Lo que verás durará en tu retina para siempre.

Ya ves, América del Sur no te decepcionará. Es todo pasión y espíritu rebelde que se contagia. Date una vuelta.