Agencias de viajes baratas: Barrio Antiguo de Monterrey

La capital de Nuevo León se ha convertido en un lugar cada vez más atractivo para el turismo y un botón de muestra de sus encantos es el Barrio Antiguo de Monterrey.

La ciudad ostenta lugares emblemáticos de visita obligada como el Paseo de Santa Lucía, el Parque Fundidora, el bosque de Chipinque, el Museo de Arte Contemporáneo (Marco), la Macro Plaza, las boutiques, y los restaurantes y bares de moda en la del Valle.

Además, existe un rumbo de la ciudad que es particularmente bello, animado y con mucha historia que no se puede omitir por ningún motivo: el Barrio Antiguo.

El Barrio Antiguo de Monterrey

Este barrio emblemático se encuentra justo frente a la Macro Plaza y a un costado de la Catedral, en el corazón de la ciudad. Con sus casonas decimonónicas y leyendas, es el lugar de los artistas, festivales, espacios culturales, antigüedades, bazares, y el preferido por los regios para sus “marchas” nocturnas por sus bares alternativos y restaurantes gourmet.

Por los callejones más emblemáticos

El perímetro del barrio es de una veintena de calles, por lo que es perfecto para recorrerlo a pie. La calle Padre Mier es la ideal para iniciar la visita porque desde aquí podrás ir viendo todas las bellas calles empedradas flanqueadas por hermosas casonas de los siglos XVIII y XIX.

En la calle Morelos hay una bella casona que pertenece a la facultad de arquitectura de la UANL que, por supuesto, es de visita obligada porque en ella convergen una interesante galería de arte, una portentosa biblioteca, varios espléndidos salones y un patio con arcos, fuentes y azulejos que la hacen una verdadera joya colonial. También en ésta calle, la Casa de las Águilas es espléndida.

Muchas de las casonas tienen en sus fachadas placas que indican los insignes personajes que las habitaron y narran pormenorizadamente las leyendas que han quedado detrás de los viejos muros. Conforme avances irás encontrando la leyenda del senador, la de la muñeca enterrada, la del señor Mora y la dama misteriosa; la del obispo fantasma o la de los aparecidos del antiguo cuartel.

En la calle Raymundo Jardón están los anticuarios más importantes y quienes exhiben sus objetos más vistosos en las banquetas. La Casa de los Bisabuelos, La Paloma y La Dama Misteriosa son algunas de las tiendas más interesantes. La Casa de los Títeres tiene una impresionante colección con figuras de todo el mundo y un pequeño teatro donde podrás disfrutar de presentaciones de títeres de sombra, de guante, bocones, e incluso teatro negro.

En la calle de Mina, la galería Regia presenta colecciones de artistas plásticos locales. Aquí mismo está el bello Museo de Culturas Populares albergado en una bella casona con amplios patios que exhibe textiles, cerámicas y esculturas prehispánicas de todo el país.

Calle Allende aloja talleres de artistas plásticos que han escogido el barrio para trabajar y exhibir al mismo tiempo sus obras. Muchos artistas, ya sean músicos, actores, fotógrafos o pintores, se han decantado por el Barrio Antiguo para asentar sus reales por las bellas vistas, el buen ambiente de las noches bohemias, y el fuerte impacto comercial.

Las noches en el Barrio Antiguo

La “marcha” en el barrio es interminable porque decenas de restaurantes y antros vanguardistas reciben gente a todas horas. Por ejemplo, La Casa del Maíz, en calle de Padre Mier, guarda aromas soberbios: sus tlacoyos, molotes, memelas, empanadas y tostadas no tienen parangón.

En esta misma calle, el “musicantro cultubar” La Tumba tiene el mejor blues y trova en vivo. También aquí, el Huracán Súper Bar, un antro kitsch donde se rinde culto a la lucha libre, es espléndido.

El bar El Infinito, en calle Diego de Montemayor, tiene muy buena música electrónica. En esta misma calle, El Art es un bar con un concepto de vanguardia en una portentosa casona y es de los lugares más solicitados porque música electrónica, rock y ska suenan en sus distintos espacios. El Café Galería, en calle Morelos, regala un sofisticado ambiente con ritmos de bossa nova, su cocina es suculenta y desde su terraza se consigue una vista del Cerro de la Silla irrepetible.

El Callejón Cultural

Todos los fines de semana en la calle de Mina, en el corazón del barrio, cobra vida el maravilloso Callejón Cultural. Su visita es obligada porque pintores, artistas, coleccionistas, anticuarios y artesanos exhiben sus trabajos a lo largo de cinco calles, y en un pequeño foro se presentan grupos de música locales. La asistencia es muy nutrida, por lo que los restaurantes y bares del barrio están “a tope”. La “marcha” dura todo el día y la venta está garantizada.

En fin, en tu próximo viaje a Monterrey, sea cual sea el motivo, no dejes de visitar el Barrio Antiguo. Es un clásico de la ciudad y es la zona peatonal más animada de día y de noche. Con tu agencia de viajes PriceTravel busca los hospedajes más atractivos en la ciudad y los vuelos a Monterrey más baratos. Sobre todo, que tengas muy buen viaje.