Agencias de viaje en México: Pueblo Mágico El Fuerte

Con tu agencia de viajes organiza el periplo a uno de los destinos más entrañables y bellos de nuestro país: el Pueblo Mágico El Fuerte, en el norte de Sinaloa.

Un poco de historia

El Fuerte es un pueblo en el desierto con una fisonomía colonial muy atractiva, cuya fundación e historia están íntimamente ligadas al Río Grande que nace en la Sierra Tarahumara y desemboca en el Pacífico.

Este río de suave sonido acompaña la tranquilidad del lugar al que Francisco de Ibarra arribó en 1564 para erigir los cimientos de lo que hoy es El Fuerte, el cual llegó a ser la capital del Estado de Occidente -los actuales Sonora y Sinaloa- en aquellas épocas aciagas.

Con el paso del tiempo, el pueblo fue abandonado y quedó en ruinas. Esta decadencia coincidió con la división en 1830 de la región en los dos estados que hoy conocemos.

Las huellas del pasado

Recorrer hoy este pueblo de atractivas postales y ricas tradiciones es un placer si se empieza por el primer cuadro.

La Plaza de Armas, con su exuberancia de palmerales y arbustos endémicos, todavía conserva sus joyas del pasado: un quiosco de hierro forjado de hermosos acentos; el Palacio Municipal, de construcción más reciente, es señorial, y las casonas porfiristas, con sus amplios patios que rodean la plaza, son espectaculares.

Los portales que anteceden los viejos portones de maderas preciosas están impecables y regalan sombras preciadas, además de que la Iglesia de Nuestro Sagrado Corazón de Jesús es espléndida y desde su campanario se tienen las mejores vista de la localidad y alrededores.

El Museo Mirador El Fuerte se yergue en el mismo punto donde en su momento estuvo el fuerte original que dio nombre al pueblo. Aquí se exhiben piezas de importancia histórica que llevan al espectador a un interesante recorrido por los avatares de la región. La Casa de la Cultura y el Museo Regional también albergan tradiciones y tesoros artísticos.

Es imperdible la visita de lo que hoy es el hotel Posada del Hidalgo, que es uno de los más bellos ejemplos de las casonas antiguas del poblado. Los recorridos por sus excelsos jardines son recomendables.

Excéntricas tradiciones milenarias

Son muchas y exóticas las expresiones culturales de la zona. Por ejemplo, en la comunidad indígena de Capomos, que está a sólo 15 kilómetros, se pueden presenciar las tradicionales danzas mayo-yoremes.

En éstas, los danzantes portan en sus cintos pezuñas de venado, sonajas en los tobillos y son acompañados con músicos. La emblemática danza del venado y el son de la Pascola son algunas de las más características e iconicas de la región.

En la pequeña comunidad de Tehueco, que también está muy cerca y que presume su bella Iglesia de Dolores junto a las enigmáticas ruinas de un antiguo templo jesuita, se puede atestiguar la danza yoreme de los judíos o fariseos.

El museo comunitario exhibe los instrumentos musicales tradicionales, las máscaras y vestuarios que se utilizan en estas bellas danzas.

Y ya que estamos en las tradiciones, la gastronomía de la zona es rica y variada: las lobinas son suculentas; el chicharrón de lobina es inolvidable, y los cauques de agua dulce, que son langostinos de río, no tienen desperdicio. Si los pides a la plancha el recuerdo será perenne.

Aventuras por los alrededores

El Río Grande es uno de los más caudalosos del país y en la región regala dos presas espectaculares, que son la Miguel Hidalgo y la Josefa Ortiz de Domínguez. Además, aquí podrás pescar tus propias lobinas negras y los deliciosos cauques.

Al cruzar el río se llega al Cerro de la Máscara, que alberga una zona arqueológica. La sola expedición para llegar es ya una aventura interesante porque primero se viaja en balsas desde El Fuerte, luego se cruza por un bello puente colgante para finalmente caminar por un sendero en el que se accede a la zona arqueológica.

Esta zona arqueológica pertenece a los descendientes de los indios mayos, que son, por cierto, los más numerosos en la región. Podrás observar innumerables grabados con los símbolos que representan la cosmovisión de este pueblo milenario.

Conviene hacer el recorrido en la mañana para disfrutar del espectáculo de las aves endémicas y migratorias que en horas tempranas pueblan esta zona, la cual es un vergel en el desierto. La experiencia es única.

En fin, El Fuerte alberga algunos de los tesoros y tradiciones más atractivos del estado de Sinaloa y es uno de los Pueblos Mágicos más bellos de nuestro país. No dudes en ningún momento en planear este maravilloso destino para tus próximas vacaciones. Consulta tu agencia de viajes PriceTravel para reservar hotel y boleto de avión. Muy buen viaje.