Feria de la Posada y la Piñata

Todos sabemos que en diciembre se celebra la Navidad y en México, la Navidad tiene dos símbolos muy importantes: las posadas y las piñatas.

En caso de que no residas en México o estés recién llegado a este país y no estés familiarizado con estos conceptos, te comento que la posada es una especie de procesión que se hace durante los 9 días previos a la Navidad para recordar a María y José cuando buscaban un lugar donde resguardarse durante su peregrinación a Belén. En esta,  las personas sostienen velas y van casa por casa pidiendo “posada” o refugio, y entonan cánticos alusivos, culminando cada día con una fiesta en una casa diferente.

La piñata, por su parte, es un elemento esencial de la posada y es una olla de barro toda cubierta con papel periódico decorada con colores brillantes y rellena de dulces y frutas. Su forma original es la de una  esfera con siete picos que representan los pecados capitales, aunque actualmente las piñatas son también muy populares en las fiestas de cumpleaños y adoptan diversas formas como animales, barcos, autos, frutas, vegetales y hasta personajes de televisión.

Se considera al municipio de Acolman, ubicado en el Estado de México y a unos 40 kilómetros del centro de la Ciudad de México, como el lugar donde se originaron estas tradiciones. Allí, los frailes agustinos introdujeron las posadas como un método para evangelizar a los indígenas, ya que, según la leyenda, el nacimiento del dios indígena Huitzilopochtli coincidía con el de Jesús. A su vez, la piñata se utilizó como parte de la posada para representar la lucha del bien contra el mal. La olla representaba al diablo, los dulces a las tentaciones, la persona vendada que golpeaba la piñata era la fe ciega y el palo para romper la olla la virtud, y se decía que el que rompía la piñata, ganaba el cielo ya que había podido vencer a las tentaciones.

Para celebrar estas tradiciones, en Acolman se realiza del 16 al 24 de diciembre la Feria de la Posada y la Piñata,  un evento donde se hacen concursos de piñatas y se premia la piñata más grande y original. También se ofrecen talleres para aprender hacer piñatas, así como venta y exhibición de piñatas creadas magistralmente por experimentados artesanos que le imponen su sello propio y las hacen de diversos materiales. Durante esta fiesta también se pueden disfrutar de bailes típicos y carreras de caballos,  como una costumbre que data de los tiempos de la Revolución.

Si te gustan las manualidades y quieres aprender a confeccionar piñatas o simplemente para admirar una gran variedad de piñatas y disfrutar de una fiesta diferente, visita Acolman y festeja con todo el pueblo la Navidad.