¿Tu casa o la mía?

Ah, qué tiempos aquellos en los que las vacaciones de fin de año no representaba ningún tipo de conflicto. Antes de casarte, la única persona que decidía como pasar las fiestas decembrinas, si salías o no de la ciudad y adonde, eras tú.

Uno de los ajustes más importantes que tienes que hacer una vez que te casas es decidir donde pasar Navidad y Año Nuevo y los pleitos y negociaciones que esta decisión significa pueden ser monumentales, especialmente si la relación con la familia política no es buena.

Algunas parejas optan por “dividir” las vacaciones, es decir, una fecha la pasan con la familia de ella y otra con la de él. Esta opción es ideal si ambas familias viven en la misma ciudad, o el viaje no implica un traslado muy largo.

La solución para otros es pasar un año con la familia de él y otro con la de ella. Si ambas familias viven lejos esta es una muy buena alternativa, pues viajar en estas fechas siempre es costoso y si van a hacer el esfuerzo, vale la pena que se queden a disfrutar de su familia todas las vacaciones.

Para quienes de plano no se pueden poner de acuerdo, o por alguna circunstancia no pueden viajar, siempre queda la opción de quedarse en casita y celebrar solos o con amigos, pues lo importante es pasarla bien y disfrutar estas fiestas decembrinas.

¿Tú como lo solucionaste?