¿Viajas por negocios?

Aquí algunas ideas para hacer tu viaje menos estresante.

1. Procura que el hotel donde te vas a quedar quede cerca de donde tienes programadas tus citas, así ahorrarás tiempo y tienes menos probabilidades de llegar tarde. También es importante que midas bien tus tiempos de llegada al aeropuerto y de ser posible no agendes citas para el mismo día de tu vuelo, en caso de que éste salga con retraso.

2. Arrastra tu laptop. Si bien las mochilas o portafolios para llevar la computadora portátil son cómodos, después de un rato de llevar toda tu información a cuestas te dará dolor de espalda. Es más práctico utilizar un maletín con ruedas.

3. Antes de pagar, asegúrate que te pueden facturar. Es preferible pagar un poco más a cambio de que te den factura, pues muchas veces las empresas no te reembolsan a menos que puedan comprobar el gasto ante el fisco. Otra buena idea es llevar varias copias de tu RFC, en caso de que se te pierda alguna y anotarlo también en tu celular.

4. Verifica el plan de llamadas que tienes en tu teléfono móvil, pues muchas veces te conviene más comprar un chip en la ciudad a la que vas que pagar el roaming.

5. Lleva contigo un pequeño botiquín con antiácidos y medicamentos para la indigestión, pues esas comidas de negocios en ciudades extrañas no siempre caen bien. También es buena idea llevar artículos de higiene personal en un maletín que viaja contigo.

6. Recuerda llevar la menor cantidad de equipaje posible, pues eso te permite no documentar y te da un poco más de tiempo para llegar al aeropuerto.

7. De ser posible, viaja siempre por la misma aerolínea, así acumulas millas que puedes usar para tus vacaciones más adelante. Además, muchos programas de lealtad te ofrecen beneficios como ascensos, menos filas, asientos garantizados y servicios especiales. Revisa también si el hotel en el que te vas a quedar tiene convenio con la línea aérea.

8. Como todo viajero frecuente sabe, los tiempos de espera en el aeropuerto son inevitables, así que lleva siempre algo para leer, un buen juego en el celular o algo que te ayude a pasar el tiempo más relajado.

9. Deja tiempo para relajarte. Casi todos los hoteles de negocios cuentan con un gimnasio o alberca, ¡aprovéchalos! También puedes reservar una tarde para visitar la ciudad y despejarte un poco.