Campamentos de verano para niños… y descanso para papás

Campamentos de verano

Se acerca el fin de cursos y con ello llegan las vacaciones de verano, anheladas por todos los niños y temidas por todas las madres. Lo que para los pequeños significa un largo descanso lejos de los libros y las tareas, para los padres representa semanas de niños corriendo por la casa, o viendo televisión y pasando horas en el internet. Si este es tu caso, no te asustes, considera la opción de enviarlos a un campamento de verano.

Los campamentos de verano son una buena alternativa para que los niños convivan con otras personas de su edad durante sus vacaciones, además de que son un respiro para los padres. Los hay de diferentes tipos, desde religiosos, mixtos o por género, hasta deportivos o aquellos que prometen reforzar los conocimientos académicos.

En México existen algunas empresas que organizan campamentos como el Campamento Valle Verde,  en Valle de Bravo, o el Kin Camp, en la ciudad de México. También hallarás parques y haciendas en Querétaro, actividades para jóvenes en Veracruz y expediciones en Morelos. La mayoría de ellos combinan todo lo anterior con talleres artísticos, como el Independent Lake Camp que ofrece ¡clases de circo!

Mi experiencia en los campamentos de verano no fue muy productiva. Primero, intenté a aprender a nadar y no lo logré. En otras vacaciones, me enviaron a un campamento religioso y… bueno, no fue tan malo. Lo que sí es cierto es que me divertí a lo grande en cada uno de ellos. Además, estoy seguro de que en ese corto tiempo fuera de casa, mis papás también lograron quitarse el estrés. Así todos fuimos felices y logramos llegar a salvo a un ciclo escolar más.