Los mejores consejos para viajar en autobús y disfrutarlo

Los mejores consejos para viajar en autobús tienen que ver con todo aquello que haga de nuestro viaje una experiencia placentera y cómoda.

Hoy contamos en nuestro país con muchas compañías de autobuses de primer nivel que ofrecen una serie de ventajas y virtudes que en los últimos años se han ido incrementando y sofisticando, es decir cuestiones como cómodos asientos reclinables que en algunos casos se convierten en prácticamente camas, aire acondicionado, sanitarios limpios, pantallas de plasma, luz de lectura individual, calefacción, audio individual, guardarropa, internet inalámbrico, cafetería, snaks, rampas de acceso para discapacitados, seguros de viajeros, por solo mencionar algunas.

Adicionalmente, al confort intrínseco que representan todos los elementos mencionados, es importante que tomemos en cuenta, sobre todo para los viajes largos, cuestiones muy puntuales como por ejemplo llevar ropa cómoda, es decir zapatos que no te aprieten, pants holgados, equipaje de mano manejable, un buen libro para leer, un iPhone o reproductor de música para seleccionar tu música predilecta, una botella de agua, algún refrigerio en caso de que consumas alimentos especiales y finalmente una pequeña almohada para un descanso eficiente.

Algunas ventajas de viajar en autobús son muy puntuales, estas tienen que ver, por ejemplo, con cuestiones como que no se requiere que te presentes en la terminal dos horas antes, o que sea  necesario que hagas largas filas para abordar el vehículo, puedes aprovechar tu tiempo leyendo, estudiando, revisando tu e-mail, también es importante apuntar que viajando en autobús contaminas menos ya que el vehículo transporta un promedio de 30 personas y eso hace un gran diferencia con un automóvil particular, el cual en promedio desplaza sólo a dos o tres personas.

Adicionalmente, se puede destacar el hecho de que en general resulta más económico que viajar en automóvil particular, ahorras en combustible, casetas de peaje, desgaste del automóvil y es mucho menos extenuante que manejar tu propio vehículo.

Si decides realizar tu próximo viaje en autobús, además por supuesto de tratar de ser cordial con tu vecino de asiento con el que tendrás que compartir varias horas, procura aprovechar la principal ventaja que ofrecen los viajes por carretera, es decir abstráete o mejor aún zambúllete en el paisaje, desde tu ventana escudriña los horizontes lejanos, llénate de la bruma y del sol de la campiña, inquiere y observa meticuloso lo que la gente siempre viniendo de lejos lleva en su rostro, hurga diligentemente en los pliegues de las montañas sus cicatrices milenarias, regodéate con las caprichosas formaciones de las nubes, imagina el devenir de los caminantes solitarios de borde de carretera y el final de las brechas sinuosas y onduladas, y cuando finalmente tu imaginación regrese a tu asiento, a tu ventana, habrás llegado a tu destino y no habrás abierto tu libro y no le habrás pedido su nombre a tu vecino de asiento.

Las carreteras regalan siempre ese irse aproximando, ese ir descubriendo lentamente las proximidades de nuestro destino final, nos van introduciendo, nos cuentan secretos jamás desentrañados, y finalmente el goce al llegar es mayor, porque nuestro destino final lo hemos ido descubriendo, casi intuyendo.

El autobús es pues una espléndida alternativa para conocer nuestro país, sobre todo si los destinos no son en extremo lejanos, México huele, es de colores, de formas abigarradas, de gente alegre y amistosa y todo ello está a ras de piso. Si dispones de tiempo no dudes en hacer tu viaje vía terrestre sobre todo en un cómodo autobús con tu mirada fija en la ventana que te obsequia y deleita con la mejor película.