Los boletos de autobús a Guadalajara, una buena elección

Son los boletos de autobús a Guadalajara una buena elección, los viajes son cómodos y muy rápidos. En menos de 6 horas de recorrido estás en la Ciudad de Guadalajara desde la Ciudad de México, y llegas muy cerca del centro de la ciudad a diferencia de si  decides viajar en avión ya que como bien sabes los aeropuertos suelen estar bastante alejados, además te ahorras las 2 horas previas que se requieren en el aeropuerto para los vuelos nacionales, es decir en términos estrictamente de tiempos la diferencia prácticamente no existe, y además cabe señalar que las compañías de autobuses ofrecen excelentes unidades para este recorrido, los viajes resultan de lo más placenteros, siempre por autopista y con muy buen servicio, y claro, mejor aún si te decantas por los autobuses de lujo a Guadalajara.

Si tu viaje a Guadalajara es de negocios y solo dispones de un poco de tiempo para relajarte y pasear o es definitivamente de placer, la ciudad ofrece excelentes opciones para los visitantes. La Perla Tapatía es encantadora y sus habitantes son magníficos anfitriones, nunca se regatea el saludo, la recomendación, la invitación o simplemente las instrucciones para dar con tu destino. La ciudad tiene rincones por demás atractivos, por supuesto es muy recomendable recorrerla sobre todo en lo que es el Centro Histórico y regodearse con sus edificios, monumentos, plazas, mercados, restaurantes, etc.

Para entrar en materia sin previos ni distracciones conviene iniciar la visita por el Centro Histórico de la Ciudad y la mejor manera de hacerlo es a bordo de una calandria con la que podrás ir conociendo con toda comodidad los rincones más emblemáticos, el Templo Expiatorio con su espléndido interior de acentos barrocos es visita obligada , en la zona de la Minerva los Arcos de Vallarta son imperdibles, por supuesto la maravillosa Catedral y la Plaza Tapatía con sus excelsos andadores y sus espacios señoriales son la joya de la corona, ahí podrás conocer el maravilloso Hospicio Cabañas de estilo neoclásico, con sus espectaculares murales de José Clemente Orozco y  su extraordinario acervo cultural, y por supuesto el espléndido Teatro Degollado con su estilo neoclásico recargado y su portentoso pórtico de columnas corintias, el edificio es cede de los eventos culturales más importantes de la ciudad. Mención aparte merecen también en el primer cuadro el famoso Mercado de San Juan de Dios que es el mercado techado más grande de América Latina, la Plaza de la Liberación, la Fuente de los Niños Meones en el Paraje del Rincón del Diablo, lugar de leyendas que datan de la época de la Inquisición, la Fuente con el monumento de la Inmolación de Quetzalcóatl, etc.

Un poco más lejos es ineludible la visita al famoso Tianguis de Tonalá, quizá el más importante mercado de artesanías del país, en este pequeño barrio de maestros artesanos encontrarás auténticos tesoros en: cestería, textiles, ebanistería, alfarería, dulces mexicanos, platillos tradicionales, etc. Y qué decir de Tlaquepaque, totalmente peatonal la zona es un deleite para pasear, curiosear o sentarse en una terraza para disfrutar un platillo tradicional, por supuesto no puede faltar tu cita  con la Cantina el Parían que sigue siendo desde el siglo XIX una tradición para aquellos que disfrutan de un buen tequila y por supuesto de un mariachi de Tlaquepaque. Los artículos de piel, los trabajos de herrería, de madera y de cantera  son de muy buena calidad y sin duda un sello distintivo del lugar,  aquí puedes amueblar tu casa con un estilo muy mexicano.

Y si de comer se trata pues que decir, Guadalajara ofrece una de las más amplias y sofisticadas gastronomías del país, la barbacoa con carne de borrego, la birria que puede ser de res o de borrego con su excelente caldo bien enchilado, el tradicional pozole con sus granos de maíz y su carne de cerdo con su caldillo de jitomate, las tortas ahogadas con su virote bien “bañado” en salsa de chile y su carne de cerdo, y los tamales, tostadas, enchiladas y por supuesto los excelentes tequilas de la región, en fin, en los mercados, en los restaurantes e incluso en las cantinas podrás regodearte con esta fiesta gastronómica.

Existen varias líneas de autobuses a Guadalajara, así como una oferta interesante de precios de boletos de autobús, además hay que decir que la compra de estos es cada día más práctica y sencilla, es decir los puedes adquirir en línea, en tiendas de autoservicio, y en una serie de lugares que te evitan las molestias de trasladarte a las centrales camioneras o a las compañías de autobuses solo para adquirir tus boletos.  Si te hacían falta pretextos para ir a Guadalajara, pues ya los tienes, incluso si tu viaje es de negocios no dudes en darte una “escapadita” y disfruta la más mexicana de las ciudades, porque si, sigue teniendo – el alma de provinciana y huele a pura tierra mojada y a limpia rosa temprana – ­. Buen viaje y salud con un buen tequilita.