Conoce el Corredor de la Montaña

Un destino que forma parte del llamado Corredor de la Montaña, y está sólo a 38 kilómetros de Pachuca, es Huasca de Campo. ¿Están recién casados y tienen deseos de continuar con la luna de miel? Sorprende a tu pareja con una invitación a alguno de los pueblitos escondidos de nuestro país. Compra un par de boletos de autobús a Huasca de Ocampo y vive una escapada romántica.

El poblado de ensueño se encuentra rodeado de un paisaje de frondosa vegetación, con barrancos y peñascos, con antiguas haciendas y relatos de duendes que merodean por el lugar. Abundan las leyendas de estos habitantes de los bosques que se dedican a las travesuras, como trenzar las crines de los caballos.

Ex haciendas: refugio para enamorados

A mediados del siglo 18, comenzó la explotación de las minas de plata de Real del Monte, y con ella, la construcción de haciendas de beneficio. San Miguel, San Antonio y Santa María Regla son ahora ex haciendas donde puedes programar visitas guiadas para descubrir sus patios, sus capillas y bóvedas, y los hornos donde se extraía la plata, mientras escuchas leyendas de fantasmas que habitaron esos refugios. También funcionan como hoteles de campo donde sus espaciosas habitaciones con chimeneas invitan a la privacidad y el relax.

Los prismas basálticos: un tesoro por descubrir

Aquí, la naturaleza ha desplegado toda su magnitud. Prueba de ello son los llamados prismas basálticos, formaciones rocosas que fueron talladas por el agua durante millones de años hasta lograr columnas geométricas perfectas. Las presas Azul y San Antonio Regla los rodean y forman un conjunto impactante. Se encuentran a nada más que 30 minutos de Pachuca, en Santa María Regla, y son consideradas una de las 13 maravillas naturales de México. Puedes pasar un día completo de aventura, practicar senderismo, pasear, zambullirte en la cascada de agua de manantial, dar un paseo a caballo o un recorrido por la presa en una lancha rentada. Luego, armar tu tienda para pasar la noche bajo las estrellas y rodeado de una vegetación exuberante. Un vuelo en globo aerostático es una estupenda invitación para renovar tu amor en el aire, suspendidos de una canastilla y deleitándose del maravilloso paisaje. Conserva el mejor recuerdo de estos días vividos y date una vuelta por los locales de artesanías para elegir hermosas piezas de obsidiana, barro o madera. Serán tu amuleto de la suerte.

Noche en el bosque

Una caminata nocturna por el bosque en Sierra Verde puede completar el itinerario romántico. Al mismo tiempo que escuchas historias de duendes, descubres una casita de madera: es el museo dedicado a estos mágicos seres. Todos los relatos están basados en hechos reales que les han sucedido a niños o ancianos que tuvieron su contacto con los duendes. Han sido transmitidos de boca en boca a lo largo de los años y hoy forman parte del folklore de la región.

Desde la Ciudad de México, salen autobuses directos hacia Pachuca. En la estación central, puedes tomar un taxi hacia el mercado Benito Juárez donde hay combis que salen hacia Huasca de Ocampo con bastante asiduidad. Se identifican porque tienen la imagen de los Prismas Basálticos. El recorrido dura unos 45 minutos. ¡A celebrar!