Cruceros por el Índico con destino a Sudáfrica

La opción de vacacionar en barco se presenta cada vez más tentadora y conocer Sudáfrica con los cruceros por el Índico es una opción económica. Contrariamente a lo que se cree, los precios se han vuelto más accesibles, si consideramos el costo beneficio. Piensa que el crucerista tiene transporte, hospedaje y comidas incluidos.

Si te decides a viajar por primera vez en crucero, ¿por qué no comienzas por viajes cortos? Así, te aclimatas a la vida de a bordo. Una opción no tradicional y acotada puede ser uno de los cruceros por el Índico, de 3 noches en Sudáfrica, con puerto de salida en Durban y puerto de llegada a Ciudad del Cabo. Ambos son lugares imperdibles y no puedes dejar de recorrerlos.

Vibrante Durban

Durban es conocida como “el reino zulú”, por el predominio de este grupo étnico en la región, aunque también alberga la mayor cantidad de población de origen indio del país, que llegó a radicar ahí a finales del siglo 19. Por sus calles, caminó Mahatma Gandhi, por aquel entonces, un joven y desconocido abogado con la disposición y el coraje de ayudar a sus compatriotas.

La ciudad reboza vida. Su riqueza y diversidad cultural la han convertido en un gran destino turístico. Durante tu estadía en tierra, no puedes pasar por alto el barrio indio. Aquí se concentra el corazón comercial, con sus tiendas y sus mercadillos de comidas y especias. Visita también la mezquita Juma, con sus dos impresionantes minaretes de oro que se divisan a lo lejos. Rodeando el edificio, encontrarás tenderetes con recuerdos orientales y sedas estampadas.

Ojalá tengas tiempo de concurrir al acuario y parque de recreación uShaka Marine World, uno de los parques más grandes del mundo, con una variedad enorme de tiburones y delfines.

Y por supuesto, están sus playas, que siempre te brindarán las mejores olas para surfear, pero también podrás practicar otros deportes acuáticos como esnórquel o buceo.

Ecléctica Cape Town

De regreso a Ciudad del Cabo, puedes aprovechar y extender tu estadía por unos días más para conocer esta magnífica ciudad que ostenta, sin presumir, todo lo que un visitante puede aspirar: un clima envidiable, infraestructura de primera, naturaleza y genuina cultura, fruto de esa rica mezcla que resultó del aporte europeo que llegó de la colonia con las raíces africanas.

Conocer su historia a través de los museos y galerías de arte, subirte al teleférico para descubrir las mejores vistas desde el aire o contemplar el atardecer desde una terraza frente al mar, son los imperdibles que hacen la diferencia. Por ésta, y por otras tantas razones, la han nombrado el destino predilecto de los viajeros, según revistas especializadas.

En las afueras de la ciudad, se encuentran las mejores bodegas para conocer y realizar catas de vino en compañía de expertos que te revelarán los secretos del éxito de los viñedos sudafricanos.

¿Por qué no impregnarte de su historia y visitar Robben Island para conocer la celda donde estuvo recluido Nelson Mandela? O subir la Table Mountain, una de las 7 maravillas naturales del mundo. Es una impresionante formación rocosa en la mitad de la ciudad, que puedes escalar a pie o en teleférico. Su magnetismo se agiganta cuando escuchas las leyendas que explican el origen de las nubes que usualmente cubren su cima.

Pero, sin dudas, la mejor manera de conocer la esencia de un lugar, sus verdaderas raíces y costumbres es paseando sus calles, conociendo su gente, saboreando sus comidas típicas y visitando sus mercados. Te mezclas entre la muchedumbre, descubres sus sabores, te asombras con su arte. El barrio Old Biscuit Mill es una obligación. Y Neighbourgoods market, el lugar perfecto que cada sábado convoca a turistas y lugareños, y deleita con todo tipo de comidas, cafés y cervezas o productos frescos y conservas.

Puedes tener la seguridad de que, al apuntarte a los cruceros por el Índico, la pasarás de maravillas, en un ambiente que reúne lo tradicional con lo más contemporáneo y renovador.