Cruceros para luna de miel, momentos únicos e inolvidables

Los cruceros para luna de miel son únicos e inolvidables porque el mar, la luna y los destinos paradisiacos se mezclan con la sofisticación de un hotel de lujo que flota.

Los cruceros y las lunas de miel

Una de las experiencias más románticas es un viaje en un crucero y qué mejor si es con el amor de tu vida. Imagina la luna reflejada en el mar, un par de velas, una botella de champagne y una cena sofisticada mientras un transatlántico surca mansamente los mares.

De fondo estarán los rumores oceánicos y, más allá, una isla solitaria de playas idílicas que los espera para perderse en sus exuberantes contornos.

Todo tiene que salir perfecto, porque viajes hay muchos, pero luna de miel sólo hay una y, seguro, será un momento irrepetible en tu vida en pareja.

Una tendencia marcada

Definitivamente en lo últimos tiempos las parejas de recién casados se han ido decantando por los cruceros para pasar su luna de miel. Esta tendencia tiene que ver no sólo con las comodidades y placeres que ofrecen estos hoteles de lujo flotantes, sino también con el hecho de que se van alternando los destinos.

En un viaje en crucero podrás visitar y disfrutar de diversas playas paradisiacas, islas idílicas, puertos exóticos, ciudades portentosas y, en general, lugares en distintos países. Esto hace de tu viaje una experiencia variada y divertida, con sensaciones, colores, formas y aromas diversos que, sin duda, enriquecen tu travesía.

Adicionalmente, está el hecho de cambiar de escenarios sin tener que “mudarte” de hotel ni trasladarte constantemente a aeropuertos o estaciones de tren, ni pasar por los engorrosos momentos de hacer y deshacer maletas constantemente o tener que liquidar cuentas cada tercer día. Todo es simplemente pasarla bien con tu pareja sin preocuparte por absolutamente nada.

La vida en el crucero

La vida en un crucero es para sibaritas porque hay que dejar todas las preocupaciones atrás, y sólo pasársela bien en una actitud de lo más hedonista.

Por las mañanas hay que disfrutar el desayuno en un restaurante en cubierta con las caricias del sol en el rostro. Después planear tu día sólo con actividades placenteras: desembarcar y disfrutar de la isla paradisiaca o la ciudad exótica en turno.

Después regresas al barco y contemplas el horizonte infinito con la luz dorada del atardecer, y, un poco más tarde, te deleitas con una cena romántica en el restaurante gourmet con la mejor vista.

Luego podrás disfrutar de una buena función de teatro o de cine, o, quizá, divertirte en el casino y bailar en el bar con tu música predilecta. Para el final del día, el paseo por la cubierta bajo las estrellas es la “cereza del pastel”.

Luna de miel perfecta

A bordo de un crucero está garantizada tu luna de miel perfecta, independientemente de los destinos que selecciones. Sabemos que son igual de románticas e idílicas las islas del Caribe que las islas Griegas o los fiordos nórdicos y los puertos mediterráneos, africanos, australianos o sudamericanos.

Lo que es seguro es que a bordo de un crucero tendrás días y horas de diversión permanente. Además, con cruceros como MSC tienes ventajas muy puntuales con los viajes para lunamieleros.

Por ejemplo, tendrás el puntual asesoramiento para la elección de fechas y destinos con acceso a las tarifas preferenciales. Incluso te alojarás en camarotes especialmente decorados para la ocasión con detalles como obsequios florales, arreglos frutales, y bebidas exóticas para festejar.

Al mismo tiempo, tendrás un trato muy especial por parte de la tripulación porque estará consciente y sensible con respecto a este momento tan especial en sus vidas.

En fin, no cabe duda que para esta ocasión tan especial en tu vida un viaje en crucero será verdaderamente inolvidable. Es la mejor opción para pasar una luna de miel espectacular. Consulta en tu agencia de viajes PriceTravel sus opciones de cruceros y decídete por la circunnavegación que más te “guiñe el ojo”. Muy buen viaje.