Deportes extremos en México: ¡Veracruz con adrenalina!

Veracruz tiene historia, paisajes, tradiciones, arquitectura, playas, y por supuesto, lugares para practicar algunos de los más adrenalínicos deportes extremos en México.

Si eres de los que necesitan adrenalina en el cuerpo y no te basta con estar en una playa o paseando por las plazas de las ciudades, Veracruz puede ser tu destino para recibir estas dosis de aventura.

Una primera idea es dirigirte a Jalcomulco y alojarte en uno de los hoteles de Veracruz diseñados con materiales naturales tradicionales, el hotel Aldea Rodavento. Así,  en pocos minutos tu plan estará armado: bastarán algunas cuerdas y tu actitud de aventura. Ya sea descendiendo en una balsa a través del río Pescados, practicando rafting (balsismo) o rappel (descenso en roca) en pleno paisaje veracruzano o bien, volando por los aires en la tirolesa del hotel o escalando el muro que tienen a disposición de sus huéspedes. Estarás en un espacio mágico enclavado en la selva tropical Veracruzana.

La naturaleza en su totalidad es lo que rodea las 24 cabañas y suites del hotel, además de la alberca, el área de juegos y su cancha para usos múltiples. También se le dedica mucha atención a las actividades en comunidad, como las batucadas alrededor de una fogata.

Segunda propuesta: El municipio de Alto Lucero es la mejor opción para que accedas a un oasis en plena montaña, donde el cañonismo, senderismo, rappel, vuelo en parapente, gotcha y bicicleta de montaña son sólo algunos de los entrantes de un menú de actividades de turismo de aventura en México, eso sí, todas acompañadas de la riqueza de la naturaleza veracruzana y por si fuera poco, con vistas al Golfo.

El plato fuerte de este rincón mexicano es sin duda el cañonismo. Enormes rocas, ríos, barrancos, senderos escarpados y hasta posibilidad de ver fauna silvestre, como el zorro, son los mejores argumentos para que te armes de un guía, casco y buen equipo para practicar esta actividad. Esta historia por el cañón tiene un desenlace feliz: bajar el profundo acantilado en una cuerda o volar por los aires en un parapente.