Lugares para practicar el ecoturismo en el Estado de México

Su cercanía a la ciudad de México no ayuda a que tengas en mente que practicar el ecoturismo en el Estado de México es una buena idea. Sin embargo, se trata de una de las regiones del país con excelentes lugares para hacerlo.

La primera idea es alojarte en un hotel boutique rodeado de montañas y acompañado por un pequeño lago privado. Se trata de Rodavento Boutique Hotel and Spa, localizado a escasos siete kilómetros de Valle de Bravo.

Una vez que te instales en alguna de las 28 suites individuales dotadas con todo lujo bajo la atmósfera de una arquitectura de vanguardia, te será difícil salir de ella. Sin embargo, el temazcal, el spa y las actividades al aire libre, como pueden ser el kayak, paseos en bicicleta de montaña y hasta vuelos en parapente, pronto te harán cambiar de idea y dejarás tu suite para más tarde.

Los parques naturales del Estado de la República son un gran pretexto para que lo visites.  El Parque Nacional Nevado de Toluca puede ser uno de ellos. Se trata de uno de los cuatro volcanes más altos del país y por extraño que suene, puedes llegar a las dos lagunas que se encuentran dentro de su cráter con la comodidad de tu automóvil. Pero si prefieres algo más de actividad, este es también un sitio ideal para practicar deportes de alto rendimiento, montañismo y campismo. La pesca en los lagos está permitida (con permiso previo) en primavera y en verano.

Si deseas estar cerca de los animales, una excelente opción es el Parque de los Ciervos, en el municipio de Atizapán. Se trata de uno de los pulmones del Estado de México y un lugar ideal para que viajes con niños, ya que podrán estar cerca de ciervos, venados y borregos.

Y el broche de oro no podría ser otro que la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, un lujo que comparte el Estado de México con Michoacán. Otoño es el momento en que comienzan a llegar de su largo viaje de cinco mil kilómetros desde Canadá y Estados Unidos para alojarse en los bosques de pino y oyamel. Las millones de mariposas te permitirán ver un paisaje pintado de naranja que difícilmente podrás ver en otras partes del mundo.

El principal requisito para que puedas acceder a todos estos sitios tiene grandes dosis de respeto: no lastimes a los animales, no dejes rastros de tu estancia y cuida tu entorno. Del resto ya se encarga la naturalidad del paisaje.