El ecoturismo en Costa Rica: un lujo de aventura

Hoy, es un lujo aventurarse por los seductores territorios del ecoturismo en Costa Rica. Costa Rica se ha convertido en los últimos lustros en la “Meca” del ecoturismo en el mundo. Ha reservado más del 26 % de su territorio para Parque Nacionales, Reservas Naturales, y Tierras Protegidas. Sus bosques tropicales y playas son de una exuberancia y belleza extraordinarias, y la protección de los tesoros naturales ha permitido desarrollar en la región un ecoturismo sostenible, sin comparación en todo el continente.

Los ecosistemas de la región albergan una variedad vegetal y animal sorprendente. Desde las faldas de sus volcanes, hasta los arrecifes de coral de ambas costas, su diversidad es inigualable. En la región, han permeado famosos desarrollos ecoturísticos para los amantes de la naturaleza y la aventura. Sus reservas y parques permiten algunos lujos, como la observación de aves, tortugas, monos y ballenas, entre otras especies maravillosas. Pero las opciones de escenarios naturales son interminables. Un ejemplo de ello son las regiones volcánicas, donde se puede encontrar el Volcán Arenal, uno de los destinos más visitados. Sus aguas termales volcánicas, la oferta de deportes extremos como canotaje, rafting, rapel, paseos a caballo, entre muchas otras actividades, además de su enorme oferta hotelera, atraen turismo de los más recónditos destinos.

Uno de los sitios más visitados de Costa Rica es el Bosque Nuboso de Monteverde. Su Reserva Biológica permite la observación de diversas especies que incluyen cerca de 500 especies de orquídeas, más de 400 especies de aves, entre las que destaca el quetzal, 490 de mariposas y más de 100 especies de mamíferos. La presencia del jaguar es especialmente atractiva. En este sitio, la oferta se complementa con actividades como el canopy, las caminatas con puentes colgantes incluidos, y la visita de mariposarios y ranarios.

Si lo que disfrutas son las playas, la región regala rincones portentosos: a un costado del espléndido Parque Nacional Cahuita, están las playas del mismo nombre, pertenecientes al Mar Caribe, por lo que los bosques y la arena blanca son de una gran belleza. Por otro lado, Playa Carrillo es una hermosa bahía del lado del Pacífico. Es perfecta para visitarla con niños, ya que sus aguas y mareas son muy suaves, aunque este lugar también es ideal para la práctica de la pesca deportiva. Ahora bien, cerca del magnifico Parque Nacional del Corcovado se yergue la Bahía Drake, una enorme región de bosques protegidos con manglares, playas vírgenes y decenas de kilómetros de costas deshabitadas. Desde esta bahía se pueden visitar la Isla del Caño, el Corcovado y el bello Río Sierpe. Por otro lado, el Golfo Dulce, a un lado de la Península de Osa, es una de las playas tropicales más impactantes del mundo, debido al espléndido hábitat de mamíferos marinos, como delfines y ballenas. Y ya que estás ahí, una visita obligada es el Parque Nacional Piedras Blancas, que está a muy poca distancia.

En fin, Costa Rica regala los escenarios naturales más fabulosos del continente. La conciencia ecológica de su gente y la espectacular belleza de sus parques y reservas son un ejemplo para el mundo. Date el lujo de caminar por estas tierras prodigiosas. Infórmate sobre los lugares turísticos de Costa Rica y escápate con la familia. Quedarás invitado a regresar y renovarás tu sensibilidad para con la naturaleza. Muy buen viaje.