Hoteles con spa en el D.F.

La la avenida Reforma cuenta con algunos de los mejores y más exclusivos hoteles con spa en el D.F.

El origen de la palabra spa no es claro. Algunos creen que proviene de la ciudad belga Spa, en la provincia de Lieja, conocida en la época romana por sus baños de aguas termales. Otras versiones indican que se trata de un que otros especulan que viene del acrónimo en latín de la frase Salus Per Aquam, o sea, salud a través del agua. En una versión u otra, ambas coinciden en que el agua cumple un papel clave en el bienestar de quienes lo visiten.

Las cadenas hoteleras sobre la avenida Reforma como el Four Seasons, JW Marriot, Hotel W, Hilton Ciudad de México, Marquis Reforma, Habita y otros, han dado especial importancia al spa, espaciosas áreas del hotel pensadas hasta el detalle para el relax de sus huéspedes.

Los spa cuentan con áreas comunes con albercas climatizadas, jacuzzis, saunas, regadera suiza, hidromasaje, casilleros y un amplio menú de masajes y tratamientos corporales y faciales, lo cual es por demás novedoso y tentador, ya que a su vez se van renovando varias veces al año.

Por lo general, en los spa no están permitidos los menores de 12 años, en otros hoteles exigen que estén acompañados de un adulto. Quienes tengan entre 12 y 18 años requieren un permiso firmado por los padres para recibir un masaje o tratamiento corporal.

El spa es una experiencia a la que todo huésped debería entregarse, al menos una vez en su estadía en el hotel. La Ciudad de México es una de las ciudades más grandes del mundo y refugiarse en el spa permite desconectarse y hasta olvidarse por un rato de la gran ciudad que nos rodea. Existen masajes y tratamientos adecuados a cada viajero y a cada ocasión, desde los relajantes ideales para tomar antes de irse a dormir hasta los que te revitalizan empezar con energía el día. Hay tratamientos reafirmantes a base de café que afinan y remodelan la figura a tratamientos exfoliantes con Fango Marino para purificar el organismo.

El hotel Four Seasons ideó un masaje para aquellos pasajeros que llegan después de un largo viaje en avión y les propone un tratamiento mixto que llamaron Masaje para el desfase horario y consiste en un masaje con lodo aromático y exfoliación de pies (50 minutos) y un tratamiento facial exprés (40 minutos).

El Marquis Reforma reservó casi 1.500 metros cuadrados para el spa realizado en azulejos de mármol y un terapeuta diseña un programa de masajes y tratamientos a medida de las necesidades de cada huésped. Cuentan con diez gabinetes exquisitamente decorados donde poder tomar alguno de los más de treinta masajes, tratamientos y envolturas corporales como la Ritual Diamond Magnetic, un tratamiento que comienza con un equilibrio de los chakras con gemas seguido de la aplicación de un barro luminoso con polvo de diamante combinado con un masaje y estiramientos.

El Away Spa, del W Hotel, propone masajes especiales para las embarazas que cursen el segundo y tercer trimestre de embarazo y el Away de 80 minutos pensado para desintoxicarse y recuperarse de una noche agitada.

El spa de Habita hotel ofrece drenaje linfático, ideal para mejorar la circulación de las piernas y un antiguo masaje chino llamado Tiuna que desbloquea e incrementa la energía vital actuando sobre músculos, articulaciones y meridianos energéticos y aliviando tensiones musculares, estrés y fatiga, entre otros.

No hace falta estar hospedado en el hotel para regalarse un día de spa, solo, con un grupo de amigas o con la pareja. Los paquetes o días de spa suelen estar combinados con almuerzos ligeros y acceso a todas las áreas del spa y centros de fitness. Regalar un día de spa es también un excelente obsequio, sobre todo para aquellos seres queridos que suelen postergar su bienestar en pos de atender sus obligaciones de trabajo y familiares.