Pintando una experiencia en ÓLEO

“El arte no es lo que ves, sino lo que haces que otros vean”, Edgar Degas.

No nos vas a dejar mentir pero cuando piensas en Cancún tú mente trabaja tan rápido que obtienes respuestas como descanso, fiesta y exclusividad. Entonces, si te imaginas pintando una experiencia en ÓLEO, aunado a un estilo único y bohemio con un toque fresco, este hotel es para ti.

Hace unos días tuvimos la oportunidad de conocer sus instalaciones. Desde que entras, te sientes en un ambiente de tranquilidad, y no es para menos, pues su estilo chic-minimalista hace que cada rincón del hotel tenga un toque artístico. Dicen que la belleza de una obra de arte siempre estará vinculada de forma muy estrecha a su capacidad de estimular emociones y ¡vaya que lo comprobamos! Desde que llegas comienzas a sentir la experiencia, ya sea por el estilo de su estructura o por la increíble atención que recibes, poniendo en alto su lema “La vida es un lienzo en blanco”.

ÓLEO Cancún es un hotel todo incluido donde te puedes dar el lujo de disfrutar cada momento. Comenzamos de la mejor manera, pues nos recibieron con una gran y acogedora sonrisa, y para darle un toque chic, una mimosa burbujeante. Ellos saben que cada detalle es importante para sus huéspedes, por eso cuando nos asignaron la llave de nuestra habitación, nos colocaron una pulsera, algo que definitivamente valoramos, ¡ya no más! “¿dónde dejamos la llave?”. Todas las habitaciones ofrecen vistas increíbles al mar o la laguna, y cada una está diseñada para que tu estancia sea confortable con todas las amenidades VIP que te ofrece.

Era momento de tomar el sol y divertirnos un poco y nuestro Pool Concierge ya nos estaba esperando para apoyarnos en la asistencia de toallas y ofrecernos el menú de bronceadores y bloqueadores, ¿ven? literalmente ¡te están cuidando!, así que no dudamos más y entramos a la piscina, que cuenta con un bar y una espectacular vista al mar caribe.

Después de disfrutar (bastante tiempo) la piscina, llegó nuestro momento favorito, ¡la comida! y es que la comida en ÓLEO Cancún es deliciosa, tienen 3 tipos de restaurantes: Almar donde su especialidad es la comida mediterránea, Hakka que es un restaurante estilo japonés de seis tiempos y Azul es un restaurante de comida internacional tipo bufet, donde el menú es diferente cada día. También cuentan con El Botanero, un lugar de snacks donde sus platillos van más allá de la comida rápida que todos conocemos. En el Lobby Bar puedes pasar un rato agradable mientras sus pantallas muestran los eventos más importantes del día, y como dato, todas las noches se acondiciona como lounge con música en vivo.

Este lugar aporta ritmo, equilibrio y armonía con un gimnasio que incluye los aparatos necesarios para que no pierdas tu rutina. Aunque si quieres relajarte, tienes que ir Nuup Spa donde puedes tomarte un tiempo para reinventarte. Mientras recorríamos el hotel pudimos darnos cuenta que es Pet Friendly y Eco Friendly, algo importante en estos tiempos para nosotros.

Y la magia de nuestra estadía no podría estar completa si no fuera por su staff, quienes trabajan arduamente. Literalmente desde que llegas se convierten en tu sombra, cuidan cada detalle y movimiento para que no tengas de qué preocuparte, y siempre con la mejor actitud.

Visitar ÓLEO Cancún fue una experiencia maravillosa, nunca creímos que la pasaríamos tan bien, la calidad en sus instalaciones, alimentos y personal, hacen que cada minuto sea especial.

Definitivamente hay lugares inolvidables, te invitamos a que reserves para que así puedas acompañarnos en la siguiente ocasión y plasmes en un lienzo en blanco tus mejores vacaciones.