Haven Riviera Cancún. Una joya oculta en la tranquilidad de la selva

Llegó el verano y el clima soleado indica que es tiempo de tomar un descanso. Nada mejor que el sol, la arena y el mar para disfrutar de unas extraordinarias vacaciones. Así que pon atención porque te voy a contar de un lugar perfecto que descubrí para esa escapada que todos necesitamos.

El fin de semana conocí Haven Riviera Cancún un lujoso resort solo para adultos, ubicado entre Cancún y la Riviera Maya, situado frente a las paradisíacas playas del Caribe mexicano. Con un concepto romántico, ideal para parejas, este hotel es una verdadera joya oculta en la tranquilidad de la selva.

Haven Riviera Cancún

Lobby

Desde la llegada al hotel, su arquitectura te atrapa. Un edificio con interiores decorados con un estilo mexicano contemporáneo, colores neutros y acabados en madera, que enmarcan tradición y modernidad  en cada espacio. Al entrar al lobby te sumerges en un ambiente de serenidad, y  mientras realizo mi check in, me reciben con una refrescante copa de vino espumoso; la atención al cliente es algo que sobresale en todo momento. Tras el registro es tiempo de conocer el complejo y recorrer sus instalaciones.

Habitaciones de ensueño

Sus amplias habitaciones son un excelente refugio donde la exclusividad y el confort se reflejan en cada detalle. El menú de aromaterapia,  la ropa de cama de lujo y un refrescante baño en la regadera tipo lluvia, te preparan para un descanso total. Las habitaciones del Club Serenity están estratégicamente ubicadas frente al mar y los huéspedes de esta categoría cuentan con excelentes beneficios adicionales como amenidades de lujo y bebidas Premium, además de check in privado, un salón ejecutivo con bocadillos que se sirven durante todo el día y un restaurante exclusivo.

Haven Riviera Cancún.

Habitación con vista al mar

Es hora de darse un chapuzón y tomar el sol junto a la piscina. Entre las lujosas camas balinesas, camastros y sombrillas, encuentro el lugar perfecto para broncearme. El hotel cuenta con dos piscinas, la principal es tipo infinity y brinda espectaculares vistas al mar Caribe, pero debo de admitir que yo  quedé encantada con la piscina circular rodeada de palmeras. Sumergirte ahí te da la sensación inmediata de estar en el paraíso, pues sus aguas cristalinas y diseño, asemejan la sensación de estar en un cenote de la región, en verdad, una paradisiaca experiencia. Dentro de ambas piscinas hay un pool bar así que después de nadar un poco me dispongo a disfrutar de un buen trago y una charla con amigos.

 

Llegó la hora de la comida y nuestro anfitrión nos recomendó comer en el restaurante Vora Mar desde donde se tiene una espectacular vista al océano, la especialidad: pescados a la parrilla y carne. Llegamos y el chef Gasper nos tenía preparada una espectacular bienvenida. Como entrada, ceviche de  salmón y pescado  acompañado de guacamole; como plato principal una deliciosa parrillada con chorizo argentino, chistorra, y cortes de carne; mientras que del mar, nos sorprendió con un exquisito salmón a la plancha con guarnición de espinacas con elote, todo acompañado de un vino de la casa.

Haven Riviera Cancún

Restaurante Vora Mar

MySenses Spa

Después de la excelente comida y un pequeño descanso, me dirijo a la sesión que reserve en MySenses Spa, un increíble santuario que te invita a desconectarte de todo y disfrutar del momento. El ambiente irradia armonía y bienestar, la paz que se siente es gracias a los aromas de las esencias naturales que envuelven el lugar, llevándote a un completo estado de relajación. Para mí es muy importante cuando tomas tiempo para consentirte, en solitario o con tu pareja, y este lugar se encargó de cumplir esas expectativas.

Al llegar, mi terapeuta me recibió con una cálida bienvenida; ya en el silencioso salón me invitó a recostarme en un camastro de piedra mientras cubría mis ojos para después consentirme con un increíble masaje de hombros y cuello que ayuda a liberar todo el estrés acumulado. Estaba tan relajada que no quería levantarme pero aún faltaba la mejor parte que incluía el circuito de hidroterapia en una piscina que brinda masajes con agua a presión en diversas partes del cuerpo como pies, hombros, cuello y espalda, experimentando una variedad de sensaciones. Para finalizar me sumerjo unos cuantos segundos en una piscina de agua helada para cerrar los poros, debo admitir que no es la sensación más agradable pero me prometieron una piel renovada y libre de impurezas y vaya que así fue. Ya en el baño de vapor pude recuperar la temperatura mientras me colocaba rodajas de pepino en los ojos, junto con una tolla húmeda para seguir disfrutando de la armonía del lugar.

Después de mi relajante sesión en el spa decidí dar un paseo por la playa privada, ahí el sargazo no es ningún problema pues el hotel  cuenta con una barrera que se encuentra a unos kilómetros de la playa, la cual impide el paso de esta alga, por lo que el área de descanso frente al mar me permite disfrutar de un perfecto atardecer y de buena compañía.

Haven Riviera Cancún

MySenses Spa

Por si fuera poco este hotel brinda excelentes instalaciones para la celebración de bodas y eventos.  Casarse y tener una boda salida de un cuento de hadas es el sueño de toda mujer  y este lugar con un ambiente romántico y sofisticado se encarga de cumplir las expectativas de cualquier novia.

Junto a la piscina principal se encuentra una terraza con espectaculares vistas al mar la cual es acondicionada para cualquier tipo de celebración. Dentro de Haven hay un espacio en forma circular el cual fue bendecido por un chamán abriendo un campo de energía relacionado a la cultura maya, ideal para parejas que desean  tener una ceremonia simbólica y única. Además de un impresionante vestidor donde las novias pueden arreglarse y consentirse antes del gran momento.

Haven Riviera Cancún.

Vestidor

 

Para finalizar el día nada mejor que deleitar nuestro paladar con una exquisita cena. Nuestra reservación en el restaurante Agua Bendita nos esperaba, la especialidad es la comida mexicana con steak house, todo en un ambiente elegante y cómodo.

Al llegar nos recibieron con una refrescante bebida elaborada a base de piña, naranja y mezcal ahumado, preparada especialmente por Alejandro, el mixólogo del hotel. Nuestra experiencia resultaría una exquisita degustación de las mejores especialidades del chef. Comenzamos con carpacho de mango, albóndigas en salsa de pepita con una base de pitaya, tostadas de maíz azul con picaña gratinada, salsa de betabel y zanahoria; como plato fuerte rib eye en salsa de manzana caramelizada y de postre un delicioso brownie de chocolate. Toda una fusión de ingredientes mexicanos y regionales que combinan elegancia y originalidad en cada uno de los platillos, que deleitan el paladar y las pupilas al mismo tiempo.

 

La noche continua

Al caer la noche un poco de fiesta no le cae mal a nadie y para aquellos que aún tienen energía, el hotel ofrece entretenimiento nocturno en Moons Cabaret, un elegante y sofisticado teatro donde se ofrecen shows de jueves a domingos. Al terminar, un dj continúa animando la noche hasta la una de la mañana. Si prefieres algo más tranquilo, en el lobby bar hay música en vivo todos los días, así que mientras tomas un aperitivo puedes disfrutar de buena música.

 

Haven Riviera Cancún

Moons Cabaret

Haciendo un recuento de mi estancia, admito que no quería que terminara pues quedé fascinada con la experiencia. Indudablemente, Haven Riviera Cancún es un lugar al que siempre volveré, pues efectivamente es un refugio pensado para la exclusividad, rodeado de tranquilidad y privacidad. Las instalaciones y el excelente servicio son capaces de complacer los gustos más exigentes, gracias a la atención al detalle, algo que definitivamente hace que disfrutes de esta sublime experiencia.