Hotel Cozumel & Resort una experiencia entre tradición y modernidad

Dicen que cuando visitas Cozumel tu energía se renueva cada mañana y no es para menos, ya que es el primer lugar de México donde el sol pone sus rayos de luz. Su gente te brinda una gentileza increíble que te hace sentir parte de ellos, lo que pude comprobar desde que llegué. Para que esto pudiera suceder, Hotel Cozumel & Resort tuvo el papel protagónico, pues se encargaron de que mi estancia fuera una experiencia entre tradición y modernidad.

Hace unos días tuve la oportunidad de hospedarme en este hotel todo incluido, que se encuentra a 2 kilómetros del centro de la ciudad y del muelle de ferris, a 4 kilómetros de la terminal de cruceros y a 5 kilómetros del aeropuerto internacional de Cozumel. Al llegar, me estaban esperando con una bebida de cortesía ¡y vaya que lo necesitaba!, pues al ser medio día, el clima era bastante cálido y necesitaba algo refrescante. Mientras la disfrutaba, me dispuse a realizar el check-in donde el personal de recepción amablemente me daba la información más relevante para que mi descanso en el hotel fuera el mejor. Además, me regalaron una botella de agua, la cual podía rellenar durante toda mi estadía, en los dispensadores de agua que se encuentran en varios lugares de la propiedad, y es que Hotel Cozumel & Resort está a favor del medio ambiente y con este proyecto buscan reducir el uso de materiales plásticos, ¡una excelente idea!

Lobby

Al llegar a mi habitación, ubicada en el tercer piso, me encontré con una decoración sutil, estilo minimalista, que definitivamente agradecí a la hora de descansar, pues contaba con todo lo necesario: una cama doble, aire acondicionado, televisión con canales por cable, un baño totalmente equipado con ducha y una pequeña bañera con productos para baño elaborados con miel de la región. También tenía amenidades como un espejo de tocador, closet, secador de cabello, plancha con tabla de planchar y mesa con sillas, tanto en la habitación como en el amplio balcón con vista a la piscina ( de la cual les platicaré más adelante).

Habitación estándar

Tras desempacar, decidí disfrutar de las instalaciones. Como soy muy curiosa, empecé a recorrer cada rincón, y de lo primero que me enteré fue que Hotel Cozumel & Resort ofrece 180 habitaciones, las cuales 10 de ellas están adaptadas para personas discapacitadas y se localizan en la planta baja. Después, noté dos cosas interesantes, la primera fue que cuentan con un salón de eventos, que se puede dividir en tres secciones para dar servicio al mismo tiempo; la segunda, es que tienen un gimnasio con el equipo adecuado para aquellas personas que no quieren romper su rutina mientras disfrutan de sus vacaciones. Caminando por el recinto me encontré con los chicos de animación, quienes estaban organizando los preparativos para la noche de karaoke que suele realizarse los días viernes y sábados, en el teatro al aire libre o en el interior del bar. Ellos también me platicaron que el hotel cuenta con un kids club, un espacio donde los niños pueden realizar actividades sencillas como juegos de mesa o convertirse en artistas al pintar un pequeño cuadro. Asimismo me mencionaron que cuando quisiera, podía acudir a ellos para que me proporcionaran equipo para jugar en la mesa de ping pong o dentro de la piscina. ¡Es verdad! ¿recuerdan que les iba a platicar algo sobre esta? pues Hotel Cozumel & Resort cuenta con la piscina más grande en toda la isla, además dentro de la misma, tiene un jacuzzi y un chapoteadero, para que tanto niños como adultos pueden disfrutarla.

La piscina del Hotel Cozumel & Resort es la más grande de la isla

Después de recorrer el lugar, mi estómago empezó a molestar, entonces recordé que había llegado temprano y que no había comido aún. Descubrí que el hotel cuenta con un snack & pool bar que está en el área de la piscina, y con dos restaurantes, Los Arcos que se encuentra dentro del hotel y que abre sus puertas para desayunos y cenas, y Los Girasoles, que se localiza en la parte del beach club y que está disponible para comida; por suerte ya era hora, así que elegí esta última opción. Para llegar podía cruzar la calle o por un paso a desnivel, que conecta el hotel con el restaurante. Al llegar, mi olfato y vista se encendieron, gracias a la deliciosa comida estilo buffet que estaba lista para servirse y por la increíble vista al mar que tenía el lugar. Quedé tan impresionada que sin notarlo, un agradable mesero me había colocado en una mesa desde la cual se apreciaba la magia del paisaje caribeño. Ya con mi lugar asignado era momento de deleitarme con la gastronomía internacional que me ofrecieron.

Restaurante Los Girasoles

Después de saciar mi apetito, quería seguir conociendo el hotel, pero mi cuerpo ya pedía descanso (además todavía me quedaban un par de días), así que le hice caso a mi yo interior y fui directo a la piscina; mientras caminaba encontré la mesa de hospitalidad, donde me ofrecieron tours (con costo adicional) para conocer Cozumel más a fondo, pero eso lo dejaría para otro día. La temperatura de la piscina era la adecuada para disfrutar el momento, y pasaba de ella a los camastros, mientras disfrutaba de la vista, un buen libro y bebidas refrescantes. El atardecer comenzó y fue entonces cuando opté por regresar a mi habitación a descansar.

Vista nocturna del recinto

A la mañana siguiente me levanté temprano, pues con el itinerario que había planeado la noche anterior necesitaba comenzar lo más pronto posible. Después de un completo y balanceado desayuno en Los Arcos, me dirigí con los chicos de Dive Paradise que se encontraban en el área del beach club, ya que en recepción me comentaron que todos los huéspedes del Hotel Cozumel & Resort tienen una clase de introducción al buceo, en cortesía, en cualquiera de las dos piscinas de agua salada que tienen, así que la tomé. Para ser mi primera vez, ¡estuvo increíble! Como ya parecía pez en el agua, el hotel también te proporciona equipo de snorkel y el uso de kayaks, así que no dudé ni un segundo y me divertí a lo grande.

Hotel Cozumel & Resort cuenta con dos piscinas naturales

Durante los pequeños recorridos que hice en kayak, pude observar que cuentan con un pequeño muelle y me enteré que el hotel cuenta con un completo servicio de bodas que se realiza frente al océano; otra cosa que pude notar es que el beach club cuenta con camastros y hamacas para disfrutar de un descanso frente al mar. Era el turno de realizar snorkel, pero antes tuve que dejar mis pertenencias en uno de los 150 casilleros el recinto; cuando terminé de colocarme el equipo, me dispuse a observar la formación natural de corales que se halla a unos metros de la propiedad. Definitivamente las tres actividades fueron una increíble experiencia. Como un dato muy importante, Hotel Cozumel & Resort ha recibido a personas que cuentan con poca o nula capacidad motriz que acuden a las clases que ofrece Dive Paradise (con cargo adicional), esto lo descubrí al mirar un muro lleno de fotografías que muestra lo grandioso de estas experiencias, así me di cuenta que nada es impedimento para que disfrutes del destino porque el hotel te brinda todas las facilidades.

Espacio para bodas en el muelle

Después de estar bastante tiempo en el mar, tocaba el turno de hacer algo por tierra, así me dirigí a recepción para utilizar alguna de las bicicletas que te prestan para poder recorrer la isla; como mencioné al principio, el hotel está muy cerca del centro de la ciudad, entonces mientras rodaba podía notar lo coloridas y tranquilas que son sus calles. De vuelta al hotel y con todo el ejercicio que había realizado durante el día, era lógico que mi estómago (otra vez) pidiera comida, así que rápidamente pasé por unos pequeños bocadillos y bebidas al área del snack bar, pero sólo para saciar un poco el apetito porque ya casi era la hora de la cena y tenía que probar las delicias que había en el restaurante Los Arcos. Cuando llegué, su atmósfera detonaba misticismo, sin duda un gran cambio a cómo está ambientado durante el desayuno. En mi mesa, una amable mesera se acercó y me ofreció una copa de vino con la cual acompañé la cena de esa noche que era un buffet estilo italiano. Una verdadera delicia.

Restaurante principal Los Arcos

Mi último día en Hotel Cozumel & Resort quise para aprovecharlo al máximo , así que me dirigí al restaurante Los Girasoles pues por esta ocasión el desayuno se realizó ahí, una excelente noticia porque degustaría sus deliciosos platillos con una inigualable visa frente al mar. Al terminar, decidí pasar un tiempo en el beach club y descansar con una refrescante bebida dentro de la piscina natural. Ya casi era tiempo de hacer check out, así que regresé a mi habitación para preparar todo. Mientras caminaba recordé que mi ferry salía por la noche, así que en recepción pregunté si contaban con habitaciones de hospitalidad, me respondieron que sí y que además contaban con resguardo de equipaje, para mí fue ¡una maravilla! porque en verdad no me quería ir y con esta alternativa, aún tendría más tiempo para seguir disfrutando de las instalaciones.

Camas de playa plegables frente al mar

Con mi check out listo, no me quedó más remedio que disfrutar de las actividades que había en la piscina y deleitarme con la variedad de botanas y bebidas del snack bar. Mientras disfrutaba de ese momento, recapitulé todo lo que había vivido ese fin de semana, los lugares hermosos que conocí y las increíbles actividades que realicé. Sin duda puedo decir que Hotel Cozumel & Resort se esfuerza cada día para que sus huéspedes tengan una estancia inolvidable, lo cual agradezco ya que, sin duda, todo lo experimentado me harán volver definitivamente a este fantástico lugar.

Hotel Cozumel & Resort