Pueblos mágicos de Michoacán: Tacámbaro, magia en otoño

Tacámbaro es uno de los Pueblos mágicos de Michoacán, ideales para visitar en otoño, en especial en cuando todo el pueblo se viste de fiesta con el Festival de Día de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, con las Fiestas de San Martín de Porres el 3, el Aniversario del Inicio de la Revolución Mexicana el 20 y el  Aniversario del Nombramiento de Tacámbaro como Pueblo Mágico y la selección de la Reina el 21.

Este pueblo de Michoacán, ubicado a 80 kilómetros de Morelia, tiene la peculiaridad de contar con varias alturas y temperaturas simultáneamente. Predomina el clima frío en el norte, templado en el centro y cálido al sur. Ya en la carretera desde Morelia y en el ingreso al pueblo deslumbran los bosques de encinas y las grandísimas huertas de aguacates. El sur está poblado de cañaverales, campos de zarzamoras y el paisaje de selva seca, típico de la Tierra Caliente.

Parte de su magia radica en que combina bellezas naturales con edificios históricos y una cultura con identidad propia, tan bien retratados por los poetas José Rubén Romero y Juan de Dios Peza.

Entre los atractivos naturales, está la laguna de la Magdalena, un lago ubicado en el sur del pueblo, a poco más de un kilómetro del Centro Histórico, en donde puedes pasar un día de campo y asar algo de comida a la parrilla. El Parque Ecológico Cerro Hueco invita a caminar entre su bosque de pinos y contemplar el relieve de la Tierra Caliente de Michoacán y a La Alberca del Rey Tacamba, ésta última es un increíble lago formado en el cráter de un volcán apagado, cargado de leyendas de amor y misterio. La Alberca del Rey Tacamba está dos kilómetros al sur del Centro Histórico y las aguas calmas del lago reflejan el verde que las rodea y los colores del cielo que varían según la hora del día.

El Centro Histórico del pueblo conserva intactas las callecitas de adoquín y las casas de muros de adobe, techos con tapanco y tejas de barro. Piérdete y descubre sus placitas, balcones, fuentes y puertas cargadas de historia, como la del balcón donde vivió quien inspiró “Adiós Marquita linda”, canción del tacambarense Marcos A. Jiménez Sotelo.

Entre los edificios históricos, no dejes de visitar la Capilla de Santa María Magdalena, construida en 1538, el primer templo donde se inició la evangelización de toda la región de la Tierra Caliente de Michoacán y Guerrero. La Catedral Diocesana, ex convento Agustino, fue donde funcionó el segundo convento más importante de los agustinos. Se puede visitar el campanario, las capillas y el patio donde está la escultura El Trono de Dios. La cúpula cubierta de cobre martillado es la única en el mundo.

El Santuario de Nuestra Señora de Fátima cuenta con la única réplica en América del Santo Sepulcro de Jerusalén y cuenta la historia de la llegada a Tacámbaro de las vírgenes de Polonia, Lituania, Cuba, Hungría y de Fátima. También ofrece vistas panorámicas de las montañas del sur. Al igual que La Capilla de Santa María Magdalena y la Catedral Diocesana, el Templo del Hospital de Indios fue construido originalmente por los agustinos Fray Juan de San Román y Fray Diego de Chávez. Se trata de una hermosa iglesia donde se venera a la Inmaculada Concepción, cuya fiesta en el mes de diciembre forma parte de las tradiciones de este Pueblo Mágico.