Las Barrancas del Cobre: de los lugares turísticos de México obligados

Sin lugar a dudas son las Barrancas del Cobre de los lugares turísticos obligados en México, su visita es ineludible para los amantes de los portentos naturales. En el Estado de Chihuahua se encuentra esta maravilla de la creación, un espectáculo asombroso de sierras, cañones, abismos, precipicios, ríos, y los rarámuris (tarahumaras en su idioma) que siempre viniendo de lejos remontan diligentes las serranías más escarpadas al encuentro de sus cuevas milenarias que son sus aposentos ancestrales. Todos los caminos y brechas en la sierra son espectaculares, guardan los secretos místicos de sus habitantes, su recorrido es sagrado y se convierte en un ritual iniciático de eterna memoria, nunca se vuelve a ser el mismo después de pisar las huellas tarahumaras. Es inimaginable como los pioneros mineros y gambusinos pudieron sobrevivir en estas profundas barrancas, en lugares como Urique y Batopilas al fondo de los precipicios más profundos, condenados a la soledad y el aislamiento y a solo ver el sol una hora al día cuando este asoma a lo alto de los escarpados abismos de cientos de metros de altura.

En la tierra de los Rarámuris todo es superlativo, es el lugar más profundo y más olvidado de la tierra.Para hacer este viaje por el también llamado Cañón del Cobre o Sierra Tarahumara, conviene utilizar el tren Mochis – Chihuahua conocido como el Chepe, este sale muy temprano por las mañanas desde la ciudad sinaloense rumbo a la Capital del Estado de Chihuahua, cruza toda la sierra en un trayecto espectacular por decir lo menos, los paisajes y horizontes son grandiosos, durante el recorrido va haciendo paradas en algunos puntos específicos donde generalmente hay pequeñas comunidades o en otros casos en los miradores más espectaculares donde existe una muy buena infraestructura hotelera. El Divisadero es un alto en el camino obligado, desde aquí se tienen algunas de las vistas más espectaculares, te puedes hospedar en alguno de los magníficos hoteles de la zona y aprovechar el día para recorrer las increíbles brechas y tener los mejores panoramas, además aquí está el Parque de Aventura Barrancas del Cobre con su espléndido teleférico con el que puedes cruzar la barranca, también hay tirolesas, dos puentes colgantes, una vía ferrata con rappel, etc. Puedes pernoctar hasta el día siguiente cuando podrás tomar el siguiente tren que sigue la ruta hasta Chihuahua, como sea conviene checar muy bien los horarios, aunque si adquiriste los paquetes Barrancas del Cobre tendrás estos asuntos resueltos.

El siguiente alto obligado del camino es en el Pueblo de Creel, desde ahí podrás realizar muchas excursiones fantásticas, además la localidad es muy agradable y tienes toda la infraestructura de servicios necesaria para tener una estancia más que placentera. Conviene quedarse en Creel varios días ya que los lugares a visitar son todos   muy interesantes, por ejemplo y solo por mencionar los más importantes tienes: San Ignacio Arareco con su misión, sus Valles de los Hongos y de los Monjes y otras varias formaciones pétreas fastuosas; la Cascada de Cusárare bella y portentosa; la impresionante Barranca de Tararecua con su manantial de aguas termales de Recowata;  la  muy íntima y típica comunidad de Cerocahui  con su Misión de San Francisco Javier; también puedes realizar la muy recomendable excursión al increíble Cañón de Urique para llegar hasta el pequeño pueblo minero al fondo de la barranca congelado en el tiempo; del mismo modo resulta muy atractiva la expedición al Pueblo de Batopilas en el fondo de la barranca del mismo nombre; por último, el periplo a la impresionante Cascada de Basaseachi que es una de las más altas del continente es imperdible.

En fin, las Barrancas del Cobre así nombrada por sus tonos cobrizos que produce el sol al atardecer sobre sus peñascos pétreos es una gran oportunidad para viajar con toda la familia, además de tu estancia obligada en el Divisadero de por lo menos una noche si no es que dos dependiendo a qué hora hayas llegado, conviene que te hospedes en algunas cabañas en Creel por algunos días, allí es el mejor punto para arrancar hacia los paseos y excursiones, además puedes obtener toda la información sobre todas las opciones de expediciones, así como de los horarios y guías. La experiencia de este viaje es realmente única, de las mejores experiencias de viaje que puedes tener en este país. Además por supuesto de los sensacionales paisajes y fenómenos naturales que podrás conocer y de las actividades ecoturísticas y de deportes extremos que la región ofrece, la posibilidad de acercarte a los milenarios habitantes de las Barrancas del Cobre es decir los Rarámuris o Tarahumaras es un regalo para el alma, es mucho lo que podrás ver en los ojos de estos habitantes silenciosos de la sierra, con su tambor en la espalda recorren incansables las infinitas brechas de las barrancas, desde un río al fondo de los cañones a veces los puedes ver descender desde sus cuevas en lo más alto de la montañas para bajar al río por agua, 4 o 5 horas después habrán llegado de regreso a la cueva de sus ancestros, con el tiempo a cuestas y el infinito de los cañones en sus ojos obscuros de sus rostros de barro y de surcos raídos.