Los lugares turísticos de Mazatlán son seductores y festivos

Los lugares turísticos de Mazatlán son seductores y festivos, pues el puerto siempre está de placeres. Su mar portentoso, sus hermosas playas, su centro histórico, su vida cultural, sus festivales y carnaval, su alegre música, su gente bulliciosa y su gastronomía rica y sofisticada, hacen de este rincón sinaloense un destino ideal para los viajeros de playa que buscan un poco más que solamente la vida estrictamente playera.

 Mazatlán tiene el malecón más grande de América Latina: 18 kilómetros de arena fina y blanca son ideales para los paseos,  los días de playa y las actividades acuáticas, como la pesca deportiva, que es una de las cosas que dan fama a la entidad. De la misma manera, los restaurantes al pie de la playa son magníficos: unos camarones en aguachile y un pescado zarandeado son una combinación perfecta a la sombra de las palapas que miran al mar.

Pero la ciudad ofrece también la belleza de su centro histórico, con sus plazas y portales y sus bellas casonas bien cuidadas con sus floridos patios centrales. Uno de los edificios más hermosos de la zona es el histórico Teatro Ángela Peralta, que es escenario de los principales eventos culturales de la ciudad. Cerca de ahí, la Plaza Machado, repleta de cafés y restaurantes, es el marco de actividades culturales y fiestas a toda hora. Y no se puede dejar de mencionar la Catedral de la Inmaculada Concepción, un portento arquitectónico en la Plaza República.

Por otro lado, el acuario de la ciudad es impresionante. Su visita es casi obligada para los amantes de las profundidades marinas y también es ideal para los que van con niños. En fin, la ciudad merece ser recorrida para recoger todos los detalles y el magnífico ambiente que la envuelve. Por supuesto que, si tu visita es en temporadas de carnaval, previo a los miércoles de ceniza, pues mucho mejor, ya que el ambiente es inmejorable.

Mazatlán tiene además el atractivo de sus lugares vecinos que son un maravilloso pretexto para las escapadas. Por ejemplo, el pequeño pueblo del Quelite que tiene arraigadas costumbres mexicanas, como el juego de pelota prehispánico del Ulama, que es originario de esta región del país. También puede disfrutar de la refinada comida regional del Mesón de los Laureanos que es excepcional. Otra opción es el Pueblo Mágico de Cosalá donde podrás visitar sus viejas minas, sus atractivos manantiales minerales, y en general, la belleza de la pequeña localidad. No menos interesantes son los petroglifos de Las Labradas en la Playa de San Ignacio, cerca del pequeño pueblo pesquero de las Barras de Piaxtla. Algunos de ellos tienen más de 1500 años de antigüedad.

En fin, son muchos los pretextos y motivos para visitar Mazatlán. No dejes de considerar este atractivo destino para tus próximas vacaciones y quedarás gratamente sorprendido. Muy buen viaje.