Los mejores lugares turísticos de México: Michoacán

Ir en ruta por Michoacán, uno de los mejores lugares turísticos de México, es una experiencia ideal para vivir de cerca el país.

Algunos viajes tienen como destino el propio ir y venir, transcurriendo en las carreteras mismas, con el ojo en los paisajes y la idea de que pronto llegará una nueva ciudad, o un pequeño poblado, esperándonos para que lo recorramos, y partamos al siguiente objetivo de nuestro mapa. Así es Michoacán: un estado perfecto para que tomes el auto y viajes por sus caminos de bosques, ciudades coloniales y pueblos.

Cómo llegar

El estado se encuentra en la región centro-occidental del país. Para llegar a Morelia, partiendo de la Ciudad de México, hay que tomar la supercarretera que une a las ciudades de México y Guadalajara. A la altura del Lago Cuitzeo, hay una desviación que lleva directamente a la capital del estado. Desde la Ciudad de México es un viaje de, aproximadamente, cuatro horas.

Etapa 1 de la Ruta: las ciudades

1. Morelia: es la capital del estado y, hoy en día, una gran ciudad que ha sabido conservar su historia con su vida diaria, demostrándolo en su perfecto centro histórico plagado de importantes edificios históricos, limpio, y consciente de que es una ciudad turística innata.

Catedral de Morelia

Su construcción inició en 1660 y terminó en el año de 1744. La construcción es de estilo barroco y sobresalen sus grandes torres de sesenta metros de altura, consideradas las más altas de América. El interior de la imponente construcción es de estilo neoclásico y destacan el órgano del coro y un manifestador de plata labrada del siglo XVIII.

Acueducto

En las calles céntricas de la ciudad de Morelia se encuentra un largo acueducto de 253 arcos y 1700 metros de longitud. Se construyo en el siglo XVII para traer agua de los manantiales de los alrededores.

Museo de las Máscaras

El Museo se encuentra en el antiguo convento del Carmen, en la zona céntrica de Morelia. Cuenta con dos colecciones de máscaras provenientes de aproximadamente veinte zonas de la República. La mayoría de las máscaras que se muestran son utilizadas en ceremonias religiosas y bailes.

2. Pátzcuaro: esta ciudad es el vivo ejemplo de lo que espera encontrar un viajero en un pueblo típico de México. Los recorridos por el sitio tienen que ser a pie, en sus calles empedradas, que obligan a extraviarse y a conocer todos los pequeños rincones coloniales del lugar.

Templo del Sagrario

Entre los rincones del poblado de Pátzcuaro, emerge este bellísimo edificio dedicado a la Virgen de la Salud, construido en el siglo XVII. Visitar este sitio es un buen pretexto para caminar por todo Pátzcuaro.

Templo del Señor Santiago

El exterior de este lugar, que se encuentra a pie de carretera, a 18 km al este de Pátzcuaro, no tiene el impresionante atractivo que guarda dentro. El exterior de la construcción es sencillo con un pequeño arco de piedra, pero el interior esta decorado por decenas de pinturas de arcángeles, símbolos de la pasión de Cristo y escenas de la vida de Jesús.

Lago de Pátzcuaro

Existen nueve islotes en el lago pero el de la visita clásica es Janitzio. El viaje a la isla vale la pena para recorrer en panga el lago y conocer el poblado de Janitzio y su enorme escultura de Morelos, que se ve, prácticamente, desde cualquier punto de los alrededores.

Tzintzuntzan

Este sitio fue uno de los centros más importantes de los purépechas. En el poblado hay una zona arqueológica, el templo de San Francisco y un mercado para comprar artesanías de la región.

Parangaricutiro 

Cercano a Pátzucuaro, se encuentra el poblado de Angahuan, y cercano a este, entre cientos de metros de lava volcánica, el antiguo poblado de Parangaricutiro, del que sobresale su antigua iglesia. Para llegar a la zona de lava puedes hacerlo por medio de una buena caminata o a caballo.

Etapa 2 de la Ruta: los sitios naturales

Lago de Zirahuen

Es uno de los lagos más profundos de Michoacán con sus 42 metros. Por sus aguas de color azul profundo, se le conoce como el “Espejo de los dioses”. Es un buen lugar para hacer rutas en bicicleta, pescar o simplemente saborear los paisajes.

Angangueo

Entre los meses de noviembre y marzo, llegan a los alrededores de esta ciudad millones de mariposas monarcas procedentes de Canadá y Estados Unidos. Hay varios santuarios para visitar a este lepidóptero, especiales para hacerlo con el cuidado que merece este fenómeno natural. Un gran extra es el poblado de Angangueo, enclavado en las montañas y con la arquitectura típica de un pueblo minero.

Los Azufres

Para continuar con excelentes bosques, después de visitar a las mariposas monarcas en Angangueo, conviene desplazarse a Los Azufres. El sitio cuenta con varios manantiales de aguas sulfurosas curativas, que llegan a temperaturas de hasta 89 grados centígrados, entre bosques y construcciones imponentes de la CFE, las cuales arrojan al cielo constantemente torres de vapor.

Bosencheve

Es un gran bosque declarado Parque Nacional desde 1940, y pertenece a los estados de Michoacán y Estado de México. El sitio es idóneo para hacer largas caminatas, recorridos por los caminos de terracería en el auto o simplemente descansar a orillas de un gran lago.

A lo largo de la ruta aprovecha para disfrutar los grandes “extras” que ofrece esta región del país:

Artesanías

Esta región del país probablemente sea una de las más ricas en cuanto diversidad y calidad de sus artesanías. Buscar los diferentes artículos que producen cada uno de los pueblos puede ser otra motivación para recorrer el Estado. Se pueden encontrar instrumentos de cuerdas, en especial la guitarra, en el poblado de Paracho, o objetos de cerámica vidriada, de madera o de tule y paja en Tzintzuntzan, justo enfrente del Templo de San Francisco. El antiguo arte plumario, trabajado desde hace siglos, se encuentra en Tlalpujahua, y las extraordinarias piezas realizadas a partir de cobre martillado, en el tradicional poblado de Santa Clara del Cobre. Pátzcuaro es un centro importante de artesanos que vienen desde sus comunidades a ofrecer su arte justo en la plaza principal. Se pueden encontrar muebles rústicos, artículos de herrería, orfebrería en plata, alfarería y loza vidriada, así como artículos hechos a partir de caña y textiles.

 Comida

La comida sigue muy de cerca la riqueza que tiene la artesanía. Los platillos típicos son la sopa tarasca (hecha con chile guajillo seco, tortillas fritas queso, crema y aguacate), el Churipo (Cocido de carne de res en caldo de chile guajillo), o la Olla Podrida (Carne de puerco, de res y pollo con papa, zanahoria, tuna agria, calabacitas, rábano, ajo, chile serrano).Para un buen trago, hay que probar la charanda, un aguardiente hecho a partir de caña. Los antojitos son muchos: corundas (tamales en forma de triángulo servidos con frijoles, carne puerco y crema) y uchepos (tamales de elote) son los que más destacan entre la variedad existente.

Fiestas

Como en otras zonas del país, la lista de festividades puede ser interminable, aunque, quizás, aquí hay más. Por ejemplo, en la actualidad, existen en el estado más de 520 danzas, como la de El Pescado, Guerreros, Moros y Negritos, y la más conocida, Los Viejitos, proveniente de Jarácuaro y poblados de los alrededores del Lago de Pátzcuaro.De entre todas las festividades, la mas visitada por viajeros de todas partes es la del día de muertos, sobre todo en la isla de Janitzio. También existen muchos festivales culturales como el de la Mariposa Monarca (Febrero-Marzo) o el Festival Internacional de Música de Morelia (Julio), entre otros.