Día de la Candelaria en México: iglesias que tienes que conocer

El Día de la Candelaria en México representa una de las festividades con mayor arraigo en la sociedad. Está vinculada por el lado religioso con la Navidad o nacimiento de Jesús y con el Día de Reyes, ya que quién encuentra al Niño Dios en la rosca, adquiere la calidad de “padrino” del mismo y tendrá que presentarlo ante la iglesia el 02 de febrero, momento en el que concluye la cuarentena de purificación de la Virgen María, para cuidarlo durante todo el año hasta la siguiente Navidad. También se vincula con las creencias de las culturas prehispánicas, ya que esta fecha coincide con el inicio del nuevo ciclo agrícola, cuando se acostumbraba realizar rituales de purificación y agradecimiento a la Madre Tierra.

México es bien conocido por su hospitalidad y, haciendo gala de esta característica, el padrino del Niño Dios ofrecerá una comida tradicional con tamales y atole de maíz. En una escala mayor, encontramos localidades bajo la tutela de la Virgen de la Candelaria por lo que esta fecha se convierte en fiesta del pueblo y se puede extender por más de una semana.

En México, hay cinco localidades que celebran el Día de la Candelaria con una gran fiesta, siendo Tlacotalpan en Veracruz la más popular, donde sus habitantes reciben y acompañan a su patrona vestidos con los trajes tradicionales en un ambiente lleno de música, baile y comida, además de actividades tradicionales como la feria del pueblo, los encuentros de jaraneros y el “torito”, que consiste en una pequeña corrida al estilo Pamplona con un toro fabricado con fuegos artificiales. Esta celebración se extiende desde el 31 de enero hasta el 09 de febrero.

La Ciudad de México cuenta con dos sitios donde esta fiesta es sumamente importante; el poblado de Tacubaya con la iglesia de La Candelaria y el barrio Mixcoac con la Parroquia de la Purificación de Nuestra Señora la Candelaria, ambos en la zona poniente. La tradición dicta que hay que presentar al Niño Dios ataviado con ropas nuevas, generalmente haciendo referencia a algún santo de la devoción del padrino, alguna profesión como médico o incluso el ropón del Papa. En la actualidad, esta tradición se ha abierto a nuevos panoramas e integra, aunque a veces sea mal visto, las aficiones de quien la realiza y van desde el uniforme del equipo de futbol favorito hasta personajes de historietas.

En Zumpango del Río, Guerrero, esta fecha trae consigo la fiesta más importante de la ciudad, cuando se celebra la construcción de la parroquia de Santiago Apóstol, una joya de la arquitectura herreriana que data del siglo XIX y es dedicada al Señor de las Misericordias. En esta población se realiza el “pendón”, que es una corrida de toros por las principales calles, acompañados por la tradicional música de banda.

Por último la Fiesta de la Candelaria en Campeche, marca el final de las fiestas navideñas y es celebrada en los poblados de Candelaria, Hool y Champotón, donde se realizan peregrinaciones, concursos y carreras de caballos, además de tener una feria del pueblo donde se presentan grupos musicales reconocidos, bailes y espectáculos con fuegos artificiales.

No obstante que estas poblaciones son las más reconocidas en esta fecha, cada iglesia celebra una misa para bendecir a los padrinos. De igual manera las familias católicas, que son mayoría en México, se reúnen para compartir los mencionados tamales de salsa verde, mole rojo, rajas con queso y dulce, entre otros sabores, y el atole de chocolate, arroz, guayaba o fresa.

Fotos: ANGELOUX, Emilio Labrador, Phil! Goldhttp://www.pablolinares.com.mx/, shesarli