Un paseo por Los Cabos en Baja California

Hoy, Los Cabos en Baja California es uno de los destinos turísticos más importantes de México. Sin embargo, hasta mediados del siglo pasado, era una estrecha franja casi desértica en el extremo sur de la península de California, en la que se diseminaban un puñado de poblados y aldeas de pescadores que intentaban sobrevivir en medio de un paisaje de cactus y arbustos.

También era el refugio de varias estrellas de Hollywood, que encontraban en sus desoladas playas y su rústico entorno un paraíso donde pasar inadvertidos y evitar paparazzi y curiosos. Las dificultades para acceder -sólo se podía llegar por agua, atravesando el desierto o en pequeñas avionetas- y las escasas comodidades, con apenas unos pocos pequeños hoteles de lujo, hicieron que durante décadas se mantuviera como un destino exclusivo y paradigmático, reservado para muy pocos.

Sin embargo, la construcción de la ruta 1, a principios de la década del 70, hizo que el lugar comenzara a despegar. Poco a poco, su fama fue trascendiendo y así fueron apareciendo hoteles, restaurantes y otros establecimientos tendientes a brindar servicio a la cada vez más concurrida población.

El despegue definitivo se produjo hace casi veinte años, cuando las grandes cadenas hoteleras desarrollaron resorts de lujo en un entorno diferente. Un clima agradable con muy pocas lluvias, playas de postal, excelentes alternativas gastronómicas, decenas de actividades al aire libre y una agitada vida nocturna, hacen de Los Cabos una óptima combinación de descanso y diversión.

Cabo San Lucas y San José del Cabo funcionan como límites de lo que se conoce como El Corredor, un tramo de costa de apenas 32 kilómetros que une ambas ciudades y a lo largo del cual, se suceden casi medio centenar de hoteles y resorts de alta gama y más de una decena de canchas de golf.

El puerto de Cabo San Lucas es la atracción principal. Al igual que Cancún, en la costa del Caribe, la ciudad fue desarrollada pensando en el turismo, por lo que en sus animadas calles se ofrece todo lo que el visitante pueda desear: tiendas de marcas lujosas, joyerías exclusivas, varios shopping center, restaurantes y bares. El pico más alto de concurrencia es durante la noche, cuando la diversión continúa hasta bien entrada la madrugada.

El Arco, ícono de Los Cabos y recientemente declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una formación rocosa producida por la erosión del mar, a pocos kilómetros de donde se unen el mar de Cortés con el Océano Pacífico. Allí, los días de bajamar se forma la Playa del Amor, a la que acuden las parejas para apapacharse. Se dice que cada 4 años, baja la marea lo suficiente para caminar y pasar por debajo del arco, pero no es aconsejable ya que puede subir repentinamente.

Aquí, el mar ofrece no sólo vida de playa. Podrás tomar excursiones de buceo o snorkeling en los arrecifes de coral negro, clases de surf o windsurf. La pesca deportiva es una de las actividades más populares en el estado de Baja California Sur y a Los Cabos se la conoce como la Capital Mundial de la pesca del Marlín. Muchas empresas ofrecen este tipo de excursiones el equipo de pesca suele estar incluido. La mejor temporada de pesca es el verano, cuando se pueden capturar el marlín negro y el marlín azul, aunque también hay mero, jurel y cabrilla. En invierno, se pescan el jurel de Castilla y la corvina. En el área comprendida entre Todos Santos y Bahía de Tortugas se puede pescar, en otoño e invierno, peto del Pacífico, róbalo aleta amarilla y lenguado, mientras que, en el verano, encontrarás dorado, marlín azul, lenguado y corvina.

En el otro extremo de El Corredor, está San José del Cabo, que conserva aún el encanto de los pequeños pueblos del interior mexicano, con su plaza principal, la iglesia y el edificio municipal. Sobre la avenida principal, el bulevar Mijares y las estrechas calles laterales, hay tiendas de artesanías y souvenirs, galerías de arte, casas de antigüedades y ateliers.

Visita Los Cabos y maravíllate con todo lo que tiene para ofrecerte.