Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Desde la icónica Quebrada de Acapulco (© Foto: @La Quebrada Acapulco en Facebook)

Como dice la canción “acuérdate de Acapulco”, seguro dirás México por ti viajaré y regresarás a la bahía más hermosa del mundo en cuanto se pueda. 

Hablar de viajes se ha tornado melancólico, quizá por eso ha venido a mi mente Acapulco y ¿cómo no ponerse nostálgico ante lo que fue el puerto comercial más activo de la Nueva España, el destino que vio despuntar el turismo en México, el refugio vacacional favorito entre los Jet set y el primer puerto de cruceros del país?

Estoy segura que, como yo, muchos guardan inolvidables recuerdos de vacaciones familiares, aventuras con algo de romance o escapadas con los amigos a Acapulco. Todavía puedo escuchar las risas de mis primas cuando recorríamos las olas paseando en la famosa banana, oler el aceite de coco que venden para broncearse, evocar los sabores del pescado a la talla acompañado con una “Yoli” bien fría o las cenas de exquisito pozole, y emocionarme con los intrépidos clavadistas que se lanzan al mar desde el escarpado risco de La Quebrada.

Acapulco sigue siendo un popular destino de playa y si hoy regresase a este hermoso puerto, estas son algunas de las cosas que me gustaría hacer:

Elegir un hotel con aires de los cincuenta o de estilo único

En el Hotel Boca Chica, ubicado en Playa Caletilla, podré revivir el glamour de los años cincuenta, gracias a su atmósfera vintage que incluye detalles contemporáneos. Su piscina con vista a la isla de la Roqueta invita a asolearse en un bikini blanco como toda una estrella de Hollywood. Su club nocturno promete veladas de ambiente clásico y sus habitaciones, predominantemente acromáticas, resultan un auténtico refugio de descanso con hamacas en su propio jardín o terraza privada. También dispone de un spa que ofrece tratamientos inspirados en la medicina tradicional y un restaurante de comida fusión japonesa y mexicana.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Vista del Hotel Boca Chica (© Foto: @Grupo Habita en Facebook)

El diseño arquitectónico en sintonía con la naturaleza del Encanto Acapulco sin duda me ha atrapado. La propiedad se ubica en una zona alta del área de Las Brisas, gozando de vistas panorámicas de la bahía. La selva, los espacios a cielo abierto, los rincones privados, los muros curvos, las luces de colores y al agua, se conjugan para crear un laberinto lleno de sensaciones. En este hotel en Acapulco la gastronomía incluye delicias caseras y experiencias simples pero delicadas; sus piscinas parecen extenderse hacia el mar, y el spa incluye en sus terapias elementos como el aire y el cielo. Además, las suites y villas llevan el exterior al interior con terrazas que ven hacia el mar, ventanas de piso a techo y piscinas privadas.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Alberca del hotel Encanto Acapulco (© Foto: @Encanto Acapulco en Facebook)

Hacer yoga sobre el mar y volar en tirolesa

Me veo empezando la mañana practicando sup yoga, que te reta hacer asanas guardando el equilibrio sobre una tabla de surf flotando en el agua. Sin duda una buena forma de estirarse, disfrutando el mar y la brisa. Por si fuera poco, practicar este deporte en Acapulco se puede hacer con el llamado Morro como fondo.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Yoga sobre una tabla de surf (© Foto: @YogaFlowt en Facebook)

Para saciar mi hambre de adrenalina XTASEA cuenta con la tirolesa sobre el mar más larga del mundo, mi oportunidad para experimentar el vuelo de un pájaro. Su tirolesa se compone de cuatro líneas en las que se alcanzan velocidades de 140 kilómetros por hora a 100 metros de altura. Se puede volar en pareja, sentado o al estilo de Superman, y hasta por la noche, e incluso reservar una hamaca para disfrutar la puesta del sol. Adicionalmente, la atracción incluye XMONKEY, un parque de cuerdas con puentes colgantes y circuitos que ponen a prueba la destreza en las alturas.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Volando en la tirolesa de XTASEA (© Foto: @Xtasea en Facebook)

Deleitarse en la cava más grande de Acapulco y con sabores asiáticos

Con detalles que recuerdan la época en la que arribaban tesoros de Oriente a Acapulco, el restaurante Zibu, sobre la carretera Escénica en Puerto Marqués, prepara platos de cocina mexicana que fusiona sabores asiáticos. ¿Quién podría resistirse a una cena con vistas panorámicas de la bahía? Bajo un ambiente en el que predominan los elementos naturales, se me antoja probar la sopa de coco tierno; los langostinos Palau Palau, que se preparan con mantequilla al jengibre; los camarones Sol y Sombra, que llevan salsa de mango al jengibre y tamarindo al chipotle, y por supuesto el pastel helado de coco y piña.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Terraza del restaurante Zibu (© Foto: @Zibu Acapulco en Facebook)

Por su parte el restaurante italiano Becco al Mare, con su estilo moderno, promete una experiencia enogastronómica vanguardista. Ofrece espacios frescos y sofisticados, especialidades de alta cocina y una selección de 15 aceites italianos que se recomiendan según el plato. Los amantes del vino encontrarán un paraíso en su cava, con más de 4,000 botellas y 600 etiquetas, incluyendo champaña. Se me antoja un tagliatelle hecho en casa con mejillones y azafrán, acompañado por una copa de vino italiano que la sommelier recomiende, y para rematar, un tradicional gelato o una panna cotta de vainilla con coulis de frutos rojos alternando cada bocado con uno de sus vinos para postre.

Acuérdate de Acapulco, pronto volveremos a viajar

Moderno interior del restaurante Becco al Mare (© Foto: @Becco al Mare en Facebook)

Yo ya sueño con una escapada a Acapulco ¿y tu?