Las exóticas y remotas playas de Baja California

Las exóticas y remotas Playas de Baja California acogen silenciosas de dos mares encontrados, sus secretos y tesoros mejor guardados. El estado fronterizo tiene el privilegio de ser arropado por un lado por el frenético e impetuoso Océano Pacífico y por el otro por el sosegado y apacible Mar de Cortés, el primero con costas frías y brumosas y el  segundo con litorales candentes de ásperas y casi inaccesibles serranías. Ambos escenarios se pueden divisar al mismo tiempo desde las más altas montañas de la Sierra de San Pedro Mártir, un espectáculo por cierto extraordinario. Todos los caminos en la Baja California llevan a las orillas marinas, los trechos costeros son portentosos, al este o al oeste los horizontes marítimos son perpetuos y seductores, la travesía peninsular en busca de las playas más cautivadoras es una experiencia gozosa para los viajeros más conspicuos y avezados.

Las exóticas y remotas playas de Baja California

Fotografía por: Nicolás Triedo de Richoufftz

De norte a sur en ambos lados de la península se encuentran carreteras en algunos tramos incluso escénicas que recorren el estado desde Tijuana y Mexicali hasta los confines del Desierto del Vizcaíno en la frontera con la Baja California Sur. Para recorrer el lado del Pacífico con sus serranías ralas, sus viñedos, sus vestigios misionales y su bruma eterna que siempre llega temprano conviene salir desde la ciudad de Tijuana, no lejos de la frontera se yerguen las playas de Rosarito, con su famoso y mítico Hotel Rosarito Beach que descansa a la orilla del mar, Rosarito es la playa preferida de los bajacalifornianos, no se puede soslayar por ningún motivo una visita a Puerto Nuevo al sur de Rosarito para disfrutar de las famosas langostas. Siguiendo la ruta sureña que va surcando la costa con fantásticos panoramas se llega a uno de los puntos costeros más atractivos de este lado de la costa: Sal Si Puedes, con fastuosos acantilados que descienden hasta las playas, el panorama es espectacular, más adelante orgullosa se alza la bella Ciudad de Ensenada con sus hermosas playas de la Bahía de Todos Santos, y más adelante las Bahías de Camalú y San Ramón solitarias y esplendidas con sus arenas blancas y oleaje furioso que las convierten en playas muy codiciadas para la práctica del surf. San Quintín, con sus bahías repletas de actividad y sus horizontes portentosos de volcanes y fértiles valles también con profusa labor agrícola, ofrece al viajero las placidas playas de la Bahía de Santa María, eternas, despejadas y muy atractivas. Siempre en dirección sur se llega al poblado del Rosario con su espléndida bahía de bellas formaciones rocosas y lugar de peregrinación de aves de toda ralea que descansan en las playas vírgenes, un poco más adelante está Punta Baja también un lugar esplendido para perderse en los confines de la Costa de Baja California.

Para transitar en Baja California por la Costa del Mar de Cortés conviene partir de Mexicali, los paisajes durante el trayecto son simplemente imponentes, el calcinante desierto es el preludio de las formidables serranías desprovistas de espesura y más allá la línea azul del mar anuncia las indómitas bahías y playas de infinita hermosura. El primer puerto al que se llega es el de San Felipe, con una importante infraestructura turística de primer orden y numerosas playas de extrema belleza que ofrecen además al visitante numerosas actividades de playa por demás atractivas, muy cerca de aquí hacia el sur conviene sin lugar a dudas visitar el Valle de los Cirios Gigantes de imponente presencia, y más allá la Laguna de Percebú, un estero idílico que es una de las perlas de la corona de la región y un poco más adelante es obligada la visita a las pozas termales de Puertecitos que son bañadas intermitentemente por el mar lo que les da la temperatura adecuada para zambullirse en ellas, sus propiedades terapéuticas y medicinales son conocidas en toda la región. Pero el periplo sigue hacia el sur y la Bahía de San Luís Gonzaga con sus exóticas islas es una de las maravillas del Mar de Cortés, sus playas, sus paisajes, su fauna marina, su actividad pesquera y sus paseos por sus fantásticas islas convierten a este refugio natural en un tesoro por descubrir, sin duda un lujo para los viajeros más perspicaces; como también es un regalo y deleite acercarse un poco más al sur a Bahía de Los Ángeles, con sus hermosas islas que se observan desde la bahía, así como sus extravagantes playas escondidas como la del Pescador y sus actividades ecoturísticas como por ejemplo sumergirse con el tiburón ballena que visita esta costas periódicamente, en fin, un lugar por decir lo menos prodigioso y muy luminoso.

Acércate a las costas de Baja California, son las más vírgenes y exóticas del país, cada rincón te deparará una sorpresa inolvidable, será una experiencia como pocas, algo que llevaras contigo toda la vida. Además los hoteles en Baja California y en general los servicios turísticos son de primer nivel, por supuesto que lo más recomendable es que alquiles un automóvil y emprendas el periplo con los tuyos, las carreteras son seguras y todo está muy bien señalizado. Prepárate además para disfrutar de una de las mejores gastronomías del país incluyendo sin duda los esplendidos vinos de la región. Es decir por donde lo veas es una de las regiones más interesantes y atractivas del país para visitar. Muy buen viaje.