Las playas de México más bonitas

Las playas de México más bonitas no sólo son hermosas, sino infinitas: se extienden a lo largo de más de 11,122 kilómetros de costa —sin incluir islas— en el Océano Pacífico, el Golfo de México y el Caribe. Las olas han ido y venido desde tiempos inmemoriales, pero los viajeros las han ido descubriendo y convirtiendo en destinos turísticos con hoteles, restaurantes y servicios turísticos.

La espectacular bahía de Acapulco se convirtió en el destino de los famosos en 1940, cuando Frank Sinatra, Elizabeth Taylor y otras divas de Hollywood, pasaban temporadas ahí. Desde entonces, como todo buen clásico, en lugar de pasar de moda, se renueva.

En las siguientes décadas, otras playas mexicanas comenzaron a desarrollarse. Puerto Vallarta remonta su fama a la década de los años sesenta, cuando John Huston filmó aquí La noche de la iguana, en 1963. Los hoteles comenzaron a instalarse en la década siguiente, junto con restaurantes que fueron forjando su fama gastronómica. Ahora, sobre la línea costera, Nuevo Vallarta y Punta Mita, ya en Nayarit, ofrecen experiencias realmente exclusivas.

En los años setenta, Los Cabos se impuso como destino glamoroso. Desde entonces, mar, golf, spas y lujos se reúnen ahí, cobijados por su emblemático arco de piedra.

Al sur de la costa del Pacífico están Puerto Escondido y la playa de Zicatela, un destino surfero por excelencia. Puerto Escondido era un agradable pueblo de playa muy visitado desde los años setenta y ochenta. El desarrollo de Zicatela, con hoteles pequeños, cafés, bares y tiendas de surf y de bikinis, en su estilo siempre rústico, surgió más tarde: en la década de 1990.

Algo similar sucedió en el Caribe quintanarroense con Playa del Carmen, la playa “hip” de la Riviera Maya, con el sello de su arena blanca y mar turquesa. En esta costa, el ritmo del crecimiento hotelero ha sido exponencial, pero no por eso se ha perdido el carácter relajado que la distingue y separa de Cancún.

Más al sur está Tulum, un sitio arqueológico cuya piedra caliza contrasta con el azul del océano y es el hogar de las iguanas. Tulum fue adquiriendo una identidad marcada por las sofisticadas cabañas ecológicas donde se pasan unas vacaciones en plena tranquilidad.

El último descubrimiento del lado del Golfo de México fue la Costa Esmeralda. Y aún menos convencional, Ría Lagartos, en Yucatán, una playa y un estero para quienes estén verdaderamente interesados en la conservación y en la naturaleza.