Decidirse sobre las mejores playas italianas

Decidirse sobre las mejores playas italianas no es tarea fácil tomando en cuenta el enorme litoral marítimo de la Península Itálica, sin embargo la Costa Napolitana y la Liguria llevan la delantera. Estas dos regiones en el Mar Tirreno reúnen además de su indescriptible belleza natural: cultura; historia; imponentes vestigios romanos; castillos medievales;  tradiciones ancestrales; y por supuesto el glamour de las mejores costas y playas de Europa, con sus hoteles boutique excepcionales, sus pequeños pueblos típicos enclavados en los espectaculares riscos que ven al mar, y su gastronomía excelsa con los mejores chefs del país.

Muy cerca de la Ciudad de Nápoles en el sur de Italia, entre dársenas, precipicios inauditos, y pequeños caminos angostos y tortuosos que bajan a las playas se yergue majestuosa la Costa Amalfitana, allí, pequeños pueblos pesqueros como Amalfi y Positano en el Golfo de Salerno impactan por su belleza y sus grandiosas vistas de acantilados y azules turquesa. Vecina, en el Golfo de Nápoles, está la exuberante y famosa Isla de Capri, desde el Monte Solaro se tiene la mejor vista de la isla y su extraordinario entorno; un camino panorámico peatonal  (Tragara) que desde épocas griegas es el acceso a los farallones y playas regala panoramas de fantasía; y por supuesto el increíble Arco Natural es una visita imperdible. Los puertos y barrios de estos pueblos napolitanos son pintorescos y de atmosferas entrañables, su actividad de pesquería y comercio sigue intacta, sus aromas de muelles inmemoriales atrapan los sentidos, y su abigarrada arquitectura entre estrechas callejuelas son de armónica belleza.

En Liguria se erige majestuosa la región de Las Cinco Tierras (Cinque Terre), Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola, y Riomaggiore, regalan paisajes y playas entre riscos por demás increíbles. En una costa de rocas, pequeñas caletas, y promontorios eternos y salvajes se dibujan estos pequeños pueblos de ensueño, estrechos y románticos senderos conectan los cinco pueblos, lo que da la posibilidad de visitar sus maravillosos cascos antiguos, también los paseos en barco a lo largo de la costa ofrecen perspectivas encantadoras de los pueblos aferrados a los arrecifes y acantilados. La playa de Monterosso es la más grande y atractiva, el pueblo presume sus vestigios medievales en la Colina de San Cristoforo, entre sus pequeñas callejuelas permanecen incólumes sus torres, castillos e iglesias; Vernazza a orillas del Arroyo Vernazzola tiene un casco antiguo espléndido, sus preciosos torreones, sus casonas antiguas, su castillo medieval, y sus construcciones defensivas le dan un carácter señorial, sus aguas turquesas y playas escondidas son ideales para perderse y sumergirse; Corniglia en un acantilado sobre el mar es sorprendente, su Via Fieschi tiene sus casonas de un lado y el mar del otro, sus vestigios de mil años se mezclan entre los farallones y las vistas infinitas; Manarola también encaramada en los riscos regala su hermosa Via dell´Amore para paseos románticos entre rocas y promontorios al pie de las imponentes aguas tirrenas que rompen abruptamente sobre los riscos ; y finalmente Riomaggiore que del mismo modo regala paisajes portentosos y vestigios milenarios es el lugar ideal  para hospedarse, sus pequeñas hospederías y hoteles boutique son de muy buen gusto, y su cocina es especialmente buena y típica de la Liguria.

En fin, hacer turismo en Italia es de por si un lujo sensual y refinado, pero si además te das el tiempo de conocer las playas de la Costa Amalfitana y las Cinco Tierras, habrás tocado el cielo, son lugares de excepción con un carácter especial, el hecho de que estén fuera de los circuitos tradicionales internacionales hacen que tengan una  atmósfera más local, es decir son los destinos  donde están los italianos y europeos durante las vacaciones, aquellos que buscan destinos de naturaleza y servicios más personalizados y familiares, eso que solo encuentras en los pequeños pueblos italianos, atención con una sonrisa y con todo el tiempo disponible para conversar y compartir. Pues ya lo sabes, escápate a la Costa Italiana, y muy buen viaje.