Disfruta la playa de Costa Esmeralda, Veracruz

Son varias las playas del estado de Veracruz, pero la playa de Costa Esmeralda posiblemente sea la más completa de todas. Puedes llegar desde Poza Rica, Veracruz o Jalapa, y verás que entre las comunidades de Tecolutla y Nautla, se extienden 20 kilómetros de amplias playas de aguas azules y verdes que le dan nombre a este paraíso del Golfo de México.

Sus playas de arenas suaves y con oleaje calmo son ideales para los amantes de los largos baños de mar y para los que disfrutan de los deportes acuáticos como esquí, esnóquel, pesca, navegación en lancha y a vela.

A este municipio veracruzano lo riegan los ríos Misantla y Nautla, que desembocan en el mar formando esteros, barras y playas tranquilas que se suman a las de Maracaibo, Casitas, Monte Gordo, Playa Oriente, La Vigueta, Ricardo Flores Magón y La Guadalupe, todas con la misma característica de arenas tersas y olas amables.

Antes de irte a la playa, puedes visitar, en el centro del pueblo, el Parque Jaime Nunó, donde todas las mañanas venden deliciosos antojitos. Allí se encuentran también los cañones del siglo XV que los bucaneros dieron a los Insurgentes para que combatieran a los realistas.

Entre las excursiones, no dejes de ir a Jicaltepec, que significa “Cerro de la Jícara”. Aquí llegaron los inmigrantes franceses en 1883, provenientes de Bourgogne, y se instalaron a lo largo de las riberas del río Nautla. La influencia francesa puede apreciarse en la arquitectura de varios edificios de estilo francés, que no se ven en otros sitios de México.

Otro paseo obligado es Nautla, un puerto ubicado a 160 kilómetros del Puerto de Veracruz y a 43 kilómetros de Martínez de la Torre. Se trata de una antigua comunidad donde también se destacan varios edificios de estilo afrancesado.

Costa Esmeralda cuenta con una importante infraestructura hotelera que va desde los lujosos hoteles cinco estrellas a otros más sencillos y económicos y hasta sitios para acampar. Si buscas playas tranquilas, vida relajada y una geografía privilegiada, Costa Esmeralda, no te defraudará.