Otras opciones a las playas en Playa del Carmen

Algo que debes saber es que las playas en Playa del Carmen no son lo único que puedes conocer si te diriges a este lugar. Esta porción de México es uno de los destinos internacionales más llamativos. La mezcla del buen clima, excelentes playas de imposibles azules turquesas, la herencia de una cultura como la maya, de incalculable valor, y la gente que llena sus rostros de grandes sonrisas, son un buen cóctel que asegura un viaje propenso a no olvidar nunca.

Playa del Carmen puede ser un buen sitio base para explorar la zona. Se trata de una ciudad de tamaño manejable, localizada geográficamente casi a medio camino de todo y con oferta de hoteles que calza muy bien con prácticamente todo tipo de viajeros.

Lo mejor es te hagas de un mapa y rentes un coche. Paso siguiente, leer algunas de las siguientes recomendaciones y finalmente, olvidar que existe el resto del mundo.

Isla Holbox. Poca civilización, mucho mar y arena, y una naturaleza llena de vida salvaje. No hay grandes hoteles ni comercios, pero sí muchos kilómetros para vivir unos días de cara al paisaje. No olvides bañarte en el mismo sitio donde lo hacían los reyes mayas, justo en el Ojo de Agua de Yalahau.

Cancún. La laguna de Nichupté y sus alrededores tal vez nunca imaginaron que se convertirían en uno de los destinos de playa más atractivos del mundo. Si buscas restaurantes, bares, centros comerciales y hoteles de grandes cadenas internacionales, éste es tu sitio ideal. Si vienes desde Playa del Carmen, podrás pasar todo un día alternando aquel mundo cosmopolita con las playas eminentemente caribeñas de este destino.

Tulum. Podemos hablar de este lugar en dos partes. La primera de ellas es la zona arqueológica El Castillo, una de las postales más conocidas de toda la Riviera Maya. Las vistas del paisaje turquesa del mar desde aquella herencia maya simplemente no tienen comparación. Y el segundo momento es en sus playas, donde una larga serie de cabañas rústicas han creado un edén. Aquí podrás respirar la naturaleza en primera persona, mientras disfrutas de la atmósfera holgada que los restaurantes de estos pequeños hoteles ponen a tu disposición.

Sian Ka´an. Se trata del humedal más grande del país. Es un área protegida, declarada Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. Es el hogar de una vegetación inmensamente rica y de varias especies de animales, como el manatí marítimo, el puma, cocodrilo y la tortuga caguama. Una excursión de un día quedará siempre corta, ya que se tratade un territorio de 530,000 hectáreas, donde encontrarás playas, dunas, manglares, cenotes, lagunas de agua tanto salada como dulce y hábitats de arrecife de coral.

Cobá. Hasta el momento se trata de una de las zonas arqueológicas mayas más grandes. Los estudios indican que se trataba de una ciudad de 70 kilómetros cuadrados, con algo más de 50 mil habitantes. Hoy en día, aquella metrópoli se ha convertido en un remanso de paz, historia y encuentro con la selva de la península

¡Un poco más allá!

Chetumal, Oxtankah y Kohunlich son tres sitios que vale la pena conocer mientras se explora el territorio de Quintana Roo. Es cierto, desde Playa del Carmen habría que recorrer varios kilómetros que harían cansado un viaje ida y vuelta. Pero sí podrías pensar en pernoctar una noche en Bacalar, para poder visitar con calma lo que fuera un puerto marítimo maya, Oxtankah, y las máscaras de Kohunlich, ocultas hasta 1967 y localizadas en el edificio conocido como la Pirámide de las Máscaras, donde podrás ver seis de ellas representando al dios del Sol, Kinich Ahau. Y por supuesto, disfrutar de las aguas de la Laguna de Bacalar, la de los siete colores.