Playas en el Caribe: Las Islas beliceñas

Si de playas idílicas y de sensual belleza se trata, las playas en el Caribe son la mejor opción. En las islas beliceñas están algunos de los rincones más exuberantes del continente. Islas como Cayo Caulker y San Pedro son paraísos para los que buscan joyas tropicales de fastuosos acentos naturales y ambientes exóticos de lejanos territorios insulares.

Desde la Ciudad de Belice, se puede acceder a ambas islas, ya sea por vía marítima o por vía aérea. Cayo Caulker está un poco más cerca, a menos de una hora por mar, en un cómodo taxi acuático, o a escasos 10 minutos en avioneta. La pequeña isla de sólo algunas calles es por demás pintoresca: sus habitantes simpáticos y musicales inundan de buen humor las más sencillas actividades cotidianas y en sus callejones de coloridas casas de madera  suena el reggae y el calipso. Pero la gastronomía de frutos del marm con sus fantásticos jugos de frutas tropicales, es el colofón de una experiencia sin parangón. El “rum-punch” es una exquisita bebida tropical de ron con ponche de frutas que está en todas las terrazas y que debes probar.

También es indispensable tener el equipo necesario para emprender las inmersiones acuáticas, para llenarse los ojos con la impresionante fauna marina multicolor y los portentosos bancos coralinos. Por ejemplo, las excursiones en kayak son perfectas para la observación de aves y el descubrimiento de arrecifes y bancos de coral. Las playas de  arena blanca, sus palmerales que regalan frescas sombras, su mar de azul turquesa, además de su tranquilidad y maravillosos panoramas, son inolvidables. Y, para la pernocta, las cabañas rústicas en la playa son la más sensual de las experiencias.

La Isla de San Pedro, en el Archipiélago Guayaneco, es mucho más visitada y conocida, pero no desmerece en lo más mínimo. Al contrario, sus paisajes son de bucólica belleza. Los recorridos por la playa y el pueblo los podrás realizar en bicicleta o en carritos de golf adaptados para la ocasión. El mar de San Pedro es un portento, con todo tipo de azules aguamarina y con la irrupción de todos los peces de colores imaginables, mantarayas y tortugas. La actividad más recomendable es la mítica excursión al Blue Hole, que es probablemente el lugar más espectacular para el buceo y el esnórquel en todo el Mar Caribe. Pero también puedes buscar excursiones menos exóticas en los alrededores, para la práctica del buceo, el kayak, el wind-surf, el kite-surf, y muchas otras.

El ambiente en San Pedro es “movidito”. Los bares como el Purple Parrot, el Pedro’s Inn, el Jaguar, y algunos otros lugares de jaleo y desenfreno, tienen fiesta toda la noche, y por supuesto, todas las versiones de rum punch están en las barras. Las noches estrelladas en sus muelles son románticas y sensuales, y sus cabañas a orillas del mar son el lugar ideal para tener una estancia de recuerdo perenne.

En fin, si te gusta el Mar Caribe, las islas beliceñas son una opción para viajeros exigentes. Tendrás la más portentosa naturaleza a tus pies, actividades de deportes extremos al por mayor, y si te gusta el buen ambiente, San Pedro y Cayo Caulker lo tienen todo para pasar noches en vela. Es decir, para tus próximas vacaciones de playa, Belice es el destino. No lo pienses más y, sobre todo, muy buen viaje.