Las mejores playas de España: Formentera

La más pequeña de las Islas Baleares es Formentera y presume algunas de las mejores playas de España.

De los últimos paraísos mediterráneos

Es la isla más meridional de las Baleares y se yergue espléndida al sur de Ibiza, desde donde se puede llegar por barco o en ferry en un corto trayecto. Formentera cuenta con aproximadamente 70 kilómetros de litoral, con playas y acantilados portentosos y, en algunos casos, con rincones paradisiacos solitarios, ideales para los amantes de la naturaleza y la tranquilidad. Pero también tiene extensiones maravillosas de dunas infinitas, salinas espectaculares, y bellos bosques de pinos y sabinos.

Por si fuera poco, al norte de la isla, existen dos pequeños islotes desiertos de enorme belleza para los que disfrutan de las expediciones de aventura. S´Espalmador y S´Espardell son dos joyas naturales con algunas de las playas y acantilados más espectaculares. La Savina, que es un pequeño caserío de algunas típicas casas blancas, es el puerto por donde se llega a la isla, aunque también destacan los poblados de San Francisco Javier y Es Pujols, que es donde están los hoteles, restaurantes y el mejor ambiente playero de fiesta y delicias gastronómicas.

Perderse por los senderos insulares

En Formentera, conviene rentar una bicicleta y recorrer sus senderos, para ir conociendo sus portentos naturales y las huellas perennes de su historia. Sin duda, las postales de sus salinas por el camino de S´ Estany y de sus dunas de páramos abandonados son una experiencia única. Todas las rutas panorámicas te irán regalando miradores excepcionales.

Por ejemplo, los molinos quijotescos de lánguidos perfiles, que van apareciendo en el paisaje como fantasmas de tiempos inmemoriales, son de emocionante presencia; el que está cerca del Faro de la Mola es el que se encuentra en mejor estado. Pero hay otro faro que se encuentra en el otro extremo de la isla: el de Barbaria, que regala desde sus miradores paisajes de acantilados y calas de bellos perfiles e imponentes alturas. Por último, en los caminos que van a los parajes de Vell de la Mola y el de Porto Salé de Dalt hay tres molinos también muy interesantes.

Las playas de ensueño

Muchas son las playas de Formentera de arena blanca y de mar con tonalidades de azul turquesa. Una de las más atractivas es la de Llevant, en el extremo norte de la isla, que desde el sendero que lleva a ella regala postales idílicas. El lugar es una interminable lengua de arena rodeada de mar de portentosa belleza. Desde allí, cuando la marea está baja, se puede llegar prácticamente caminando a la bella isla de S´Espalmador, que cuenta con poéticas playas vírgenes.

Pero el litoral de Formentera ofrece muchas otras playas encantadoras: Illetes, Es Arenals, Mitjorn, Tramuntana, y Cala Saona, que es la más virgen y exótica, son las más conocidas aunque no las únicas. Bastará perderte en algún sendero olvidado con tu bicicleta para encontrarte con playas de ensueño.

Del mismo modo, la Cala de En Baster, y las playas del puerto natural de Es Caló son de una sensualidad incomparable; sus calas y grutas sumergidas son un escenario portentoso.

La buena gastronomía y la noche

El pueblo de Es Pujols es el mejor lugar en Formentera para hospedarse, comer y disfrutar del buen ambiente nocturno en sus bares y discotecas. En el Restaurante Sa Palmera, podrás disfrutar de una cocina local de pronósticos reservados: las especialidades de pescados frescos y mariscos son excepcionales, la paella valenciana no tiene paragón, y el servicio es de primera. Adicionalmente, el lugar ofrece vistas maravillosas del mar y la playa.

Regálate las Playas Baleares

En tus próximas vacaciones, cuando estés decidiéndote sobre destinos de playa atractivos y exóticos, y además tengas la “cosquilla” del Mediterráneo, no tengas la menor duda de que las Islas Baleares son de los últimos paraísos playeros de Europa. Especialmente, descubre Formentera, con sus horizontes bucólicos de solitarios páramos de sal y arena, con sus vetustos molinos de viento en la lejanía, y sus rumores festivos en sus pequeños poblados de pescadores.

Todavía quedan perlas naturales en el Mediterráneo y la Isla de Formentera es una de ellas. Quedarás seducido y sorprendido con la paz, tranquilidad y buenas sensaciones que te dejará la también conocida como Isla de Pinos, por los bosques que la habitan. Te encontrarás súbitamente inmerso en una atmósfera mágica, un poco entre Europa y la vecina África. Muy buen viaje.