Las playas de Costa Rica: las cinco mejores

Las playas de Costa Rica llegan a sumar casi 300. Un número muy alto, considerando el tamaño del país. Pero hay tanta belleza en tan pocos metros que todo es posible. Las cinco imperdibles son las siguientes:

Islas Catalina

Muchos vienen a estas parte del territorio de Costa Rica para bucear o practicar esnórquel. La vida marina de su arrecife de coral es simplemente un paraíso. Son 20 islas, así que prepárate para un viaje de muchas inmersiones, pero también guarda mucho de tu tiempo de tus vacaciones para disfrutar de las playas, casi vírgenes. Para llegar aquí, tendrás que tomar un barco desde Flamingo. Es un breve viaje que no rebasa los 30 minutos de duración.

Puerto Limón

Se encuentra en la zona oriental de Costa Rica, donde la vegetación tiende a vestir muy de verde el paisaje. Las playas de arena blanca y con grandes olas invitan a dos tipos de viajeros: los que desean descansar en playas tranquilas o aquellos que tienen la necesidad de practicar surf. Aunque también puedes optar por visitar las plantaciones de cacao o las zonas de naturaleza casi intacta en el Parque Nacional de Cahuita y en el de Manzanillo.

Playa Santa Teresa

Es uno de los destinos preferidos de Centroamérica para deslizarse por las olas en tablas de surf, y también para los viajeros que quieren estar cerca de una selva que vive prácticamente a pie de playa. Si te gusta el ambiente rural, éste es tu destino. No olvides comer pescado fresco preparado por los propios pescadores.

Playa Naranjo

Un rincón del mundo en donde no encontrarás a nadie. Además, tendrás el placer de disfrutar de las arenas más blancas del país y de disfrutar el Parque Nacional de Santa Rosa, un oasis de fauna y flora tropical. Eso sí, el sitio es para los amantes de las tiendas de campaña ¡No hay hoteles!

Manuel Antonio

Se trata de una zona natural protegida –llamada oficialmente Parque Nacional Manuel Antonio-, donde podrás disfrutar de pequeñas playas dignas de un paraíso. Sólo pueden entrar un poco más de 500 personas al día, entre semana, y hasta 800 los fines de semana, algo que significa dos cosas: lo primero, que tendrás que ser organizado para solicitar el acceso en los días que pienses viajar a este rincón costarricense, y lo segundo, que tendrás alrededor de ti un mundo natural poco habitado, casi para ti mismo. Es el sitio ideal para vivir en propia piel a Robinson Crusoe.