Itacaré, entre las mejores playas de Brasil

Aunque no tengan la fama de las playas de Río de Janeiro, en el estado de Bahía, se encuentran algunas de las mejores playas de Brasil.

Después de Salvador, la capital del estado, la histórica ciudad de Ilhéus es la más importante. Y, entre ambas ciudades, en lo que se llama la Costa del Cacao, hay 70 kilómetros de playas desiertas en las proximidades del pueblo de Itacaré.

Resende, Tiririca y Ribeira

Son las playas más concurridas. Se encuentran más próximas a Itacaré y cuentan con servicios como estacionamiento, tiendas pequeñas, algunas posadas, campings y bares. Son las preferidas de los jóvenes y de los surfistas, que adoran quedarse hasta el atardecer.

Itacarezinho

Está más alejada de Itacaré y se trata de una extensa playa de 3,5 kilómetros. La dificultad para acceder se compensa con que es posible caminar toda la mañana sin cruzarse con nadie. Para llegar, hay que tomar la ruta BR 001, que va a Ilhéus, y animarse a cruzar una hacienda privada por senderos habilitados, en caminatas que pueden ser de hasta una hora. Entre septiembre y marzo, es posible que veas las tortugas marinas que van a desovar. La playa termina en una cascada que viene desde el corazón de la selva.

Prainha, Havaizinho y Engenhoca

Muchos dicen que Prainha es una de las playas más lindas de Brasil. Tiene la belleza de la simetría: dos montes verdes, uno al norte y y otro al sur, enmarcan esta bahía perfecta. Llegar demanda cuarenta minutos de caminata cruzando arroyos, cascadas y selva. Por otro lado, Havaizinho es ideal para practicar surf, ya que se forman grandes y fuertes olas, aunque también los amantes de la vida submarina podrán calzarse aletas, máscara y esnórquel para nadar entre sus arrecifes. De camino, toma algunas fotos desde el mirador. Finalmente, Engenhoca es otra de las playas desiertas de las cercanías de Itacaré, a la que se accede después de caminar veinte minutos por una hacienda privada.

Brasil, el gran coloso de América del Sur, cuenta con una de las costas más grandes del mundo y, entre sus múltiples playas, las de Itacaré se destacan por su belleza, amplitud y pocos visitantes.