Diversión en las playas de Punta del Este

Las playas de Punta del Este, en Uruguay, ofrecen no sólo la posibilidad de disfrutar del mar, sino de una activa vida social donde no faltan las fiestas y la diversión las 24 horas.

Considerada por muchos como la costa azul de Sudamérica, Punta del Este es la elegida por celebridades no sólo de los países vecinos Argentina y Brasil, sino también de las europeas que dejan el invierno para instalarse en sus yates y mansiones.

Geográficamente se trata de una península que funciona como el límite oeste del río de la Plata, el más ancho del mundo. De allí que, de un lado de la “punta”, las aguas menos salobres y tranquilas conforman La Mansa, y, del otro lado de la península, las playas de aguas marinas y olas se las llama La Brava.

En Punta del Este las calles que terminan en la playa se las llama Paradas, ya sea Paradas de La Mansa o Paradas de La Brava. En la península están las Paradas 1.

Playa Mansa

Esta gran bahía de aguas calmas a la vera de la Rambla Claudio Williman comienza en la Parada 1, en la península, y se extiende hasta la Parada 24, en Las Delicias.

En esa gran extensión de playa se reconocen distintas áreas según sus chiringuitos. Entre la Parada 1 y la 3 está La Pastora; Posto Cinco está en la Parada 5; I’marangatú en la 7; El Grillo en la 12, y Las Delicias en  la 24.

Es ideal para la práctica de los deportes náuticos: motos acuáticas, windsurf, y la “banana”, que se alquila directamente desde la playa. También hay, para chicos y grandes, camas elásticas, o canchas de voleibol. Al atardecer se organizan campeonatos, no sólo de voleibol, sino de fútbol también.

Un buen plan es llegar a la tarde después del mediodía y quedarse hasta que se ponga el sol detrás de la Isla Gorriti.

Playa Brava

La icónica escultura de grandes dedos que emergen de la arena es el comienzo de estas playas sobre la Rambla Lorenzo Batlle. De mar agitado, encuentras todos los servicios, desde estacionamiento, restaurantes, y alquiler de sombrillas y tumbonas.

Entre las más concurridas están La Olla, Papa Charlie y La Plage. Sus playas de agua bien salada son perfectas para los que disfrutan de saltar las olas o montarlas, con y sin tabla.

Manantiales

Ubicada más allá de La Brava, cruzando el puente de la Barra, está esta playa exclusiva de aguas profundas y oleaje intenso. Es una de las preferidas de las celebridades y donde hay una actividad frenética todo el día.

En el parador Bikini se instala la radio Urbana y a su alrededor se despliegan todo tipo de deportes, tanto en el agua como en la arena. Suelen desfilar los DJ’s que ponen música a los atardeceres concurridos y es posible espiar a los famosos tomando un trago o disfrutando de la variada oferta gastronómica.

Solanas

Antes de llegar a Punta del Este, viniendo desde Montevideo, la primera playa que verás desde la ruta es la espectacular bahía de Portezuelo. Aquí el paisaje agrega colinas y cerros que permiten vistas increíbles.

La playa de Solanas ofrece vistas privilegiadas del cerro Pan de Azúcar y Punta Ballena, llamada así porque se trata de una punta que se mete en el mar asemejando el lomo de una ballena. Sus aguas tranquilas y poco profundas son las preferidas de las familias con niños pequeños.

La arena húmeda y resistente favorece los juegos de pelota y del tejo, una variante rioplatense del petanque francés.

Chihuahua

Cerca de la Portezuelo, se encuentra esta playa escondida de 2,000 metros y próxima a la desembocadura del arroyo el Portero. Es la única playa nudista autorizada en Punta del Este desde el año 2000. Su público fiel ronda las 3,000 personas diarias, a las que se suman unos cuantos curiosos.

Para los bañistas de Chihuahua, el nudismo es parte de la comunión con el paisaje agreste de esta playa.

Si estás pensando en unas vacaciones en las playas de América del Sur, Punta del Este te ofrece una amplia variedad de opciones, desiertas o concurridas, para nadar o surfear, y mucha diversión.