Playas de La Paz en Baja California Sur

El Mar de Cortés tiene algunos de los escenarios más impactantes de nuestro país, y, ahí, las playas de La Paz, Baja California Sur, atesoran cotizadas joyas naturales.

El puerto de La Paz

Rodeada por un desierto de páramos infinitos y bajo las sombras de antiguos laureles, palmas de cocos y dátiles, se yergue nostálgico el bello puerto de La Paz con su hermoso paseo marítimo y su histórico malecón. Los más de cinco kilómetros de longitud de este malecón están embellecidos por esculturas de bronce, entre las que destacan la del Cristo del Mar y la del biólogo francés Jacques Cousteau, quien bautizó al Mar de Cortés como “el acuario del mundo”.

El puerto siempre luce su muelle para cruceros activo y colorido, y su plaza principal cuenta con un asombroso mirador de cuarzo rosado, además de que podrás admirar su catedral de Nuestra Señora de La Paz.

En su zona turística están los hoteles de lujo y los edificios coloniales restaurados, restaurantes y bares de postín, elegantes campos de golf, y plácidas y tranquilas playas populares.

Pero los atractivos de la zona van todavía mucho más allá porque muy cerca de la ciudad se encuentran algunas de las maravillas naturales más cotizadas del estado: playas idílicas desiertas, tranquilas bahías de insólita belleza, inmaculadas islas mar adentro, y en el desierto esperan taciturnos espléndidos oasis y la portentosa sierra de La Laguna.

La región se ha convertido desde hace ya algunas décadas en el destino predilecto de los buzos y observadores de ballenas.

El espectáculo de la ballena gris y, en general, de la fauna acuática como el tiburón ballena, la mantarraya, la tortuga y demás especies, ha contribuido a generar una interesante industria en expansión que es amigable con la ecología y con muchas familias que hoy viven de llevar a los turistas ecológicos y buzos al avistamiento de estos portentos naturales.

Las Playas de la Paz

Una de las playas más emblemáticas y hermosas de La Paz es por mucho la de Balandra por sus impactantes rocas en forma de hongos, conocidos como los hongos de Balandra. El increíble azul turquesa de sus aguas y la formación de pequeñas bahías de arena blanca hacen de este lugar un verdadero paraíso.

La playa El Tecolote, también muy cerca de la ciudad, es el lugar perfecto para los amantes de las actividades acuáticas por sus aguas tranquilas y sus espectaculares atardeceres.

Del mismo modo, la playa La Ventana es perfecta para los deportes acuáticos de buceo, kayak, surf, y pesca deportiva. Además, está a sólo media hora de la ciudad y cuenta con todas las facilidades para la práctica de estas actividades.

Finalmente, en la playa El Corumel desde hace algunos años se estableció un divertido Parque Acuático con toboganes, un bello muelle con restaurantes y diversos servicios. Sin duda, es una de las playas preferidas por las familias.

Un poco de aventura

Desde La Paz se pueden realizar algunas excursiones de primer nivel con los tours de operadores locales. Por ejemplo, la expedición de tres días a la Bahía e Isla Magdalena, del lado del Pacífico, es un sueño.

El paseo entre sus exuberantes manglares o sorprendentes canales por esteros donde sólo habitan mangles rojos, negros, prietos, dulces, y blancos es espectacular. Este bosque flotante es además hábitat de exóticas especies de aves: águilas pescadoras, patos buzos, fragatas, ibis blancos, garzones, halcones peregrinos y garzas azules, entre otras especies.

A lo largo de la bahía se pueden apreciar también espectaculares islas rocosas, playas desiertas y definitivamente vírgenes, y, claro, las imponentes ballenas grises que llegan aquí en invierno para aparearse. Sus danzas rituales en el mar en compañía de sus ballenatos son impactantes. A lo lejos, las colonias de lobos marinos sólo observan y eventualmente se integran a estas prodigiosas danzas marinas.

Finalmente, cuando los dorados del atardecer lo cubren todo se llega a la isla Magdalena con sus infinitas dunas de arena blanca. Aquí es donde se pernocta por la noche. La inmensidad y el silencio es total, y sólo la luz de la luna o las estrellas acompañan la noche. En algún momento se unen los rumores profundos de las respiraciones que emiten las ballenas grises cuando salen a respirar a la superficie.

Sin lugar a dudas, la experiencia resulta mágica e inolvidable. La temporada de avistamiento de ballena gris en este paraíso de la península es entre enero y marzo.

Nadar con el tiburón ballena

La aventura no tiene límite en La Paz porque muy cerca de la bahía de La Paz, a tan sólo 15 minutos en lancha rumbo al mar abierto, se puede tener una experiencia única y seguirse asombrando con el convivio con algunas de la especies acuáticas más espectaculares de los océanos.

Aquí no sólo están las ballenas grises, también habitan estas aguas los tiburones martillo, las mantarrayas gigantes, las orcas y los espléndidos tiburones ballena con sus más de veinte metros de largo y sus más de 30 toneladas de peso.

Éstos viven y se aparean durante más de seis meses al año, y afortunadamente son absolutamente pacíficos porque sólo se alimentan del plancton que abunda en estas aguas y de pequeños peces. Podrás convivir con este gigante del mar en áreas de tranquilas aguas con tu equipo de buceo.

Viajeros de todo el mundo llegan aquí para convivir con este prodigioso animal. La mejor época para el avistamiento del tiburón ballena es de septiembre a marzo.

En fin, La Paz es sin duda uno de los destinos más espectaculares del país para quien disfruta de las playas exóticas y de las maravillas de la naturaleza. El Mar de Cortés es nuestra “joya de la corona” en lo que a destinos de playa se refiere porque los tesoros que el “acuario del mundo” ofrece no los encontrarás en ningún otro lugar. Acércate a tu agencia de viajes PriceTravel y reserva tus boletos de avión y tu hotel en La Paz. La experiencia resultará inolvidable. Muy buen viaje.