Playas vírgenes de México, aventura y seducción

En las playas vírgenes de México tendrás arena y mar sólo para ti. Quizá en el transcurso del día algún pescador furtivo irrumpa brevemente en la escena, pero, por lo demás, te sentirás en un paraíso seductor.

Estados con rincones vírgenes privilegiados

México tiene litorales marítimos privilegiados y playas vírgenes de escenarios superlativos, sobre todo del lado del Océano Pacífico y del Mar Caribe.

Del lado del Pacífico, los estados de Oaxaca y Michoacán ostentan algunas de las playas más exuberantes y solitarias del país. Y, por supuesto, en el estado de Quintana Roo existen rincones playeros idílicos que enamoran y atrapan.

Para llegar a estos paraísos solitarios se requiere de un espíritu aventurero y de la infraestructura necesaria, porque en muchos casos los accesos son por mar. En ese tipo de situaciones necesitarás del apoyo de lanchas o embarcaciones de motor gestionadas en los puertos más cercanos.

Cuando los accesos son por tierra, las brechas o caminos rústicos requieren de un buen vehículo de doble tracción para evitar sorpresas o imprevistos desagradables, como los típicos “atascones” en los bancos de arena.

Es importante tomar en cuenta que en la mayoría de estas playas no hay servicios, por lo que debes pensar en llevar líquidos, comida, bloqueadores solares, calzado adecuado e incluso hasta una sombrilla que te proteja de los rayos del sol.

Las playas de Quintana Roo

Entre Playa del Carmen y Tulum se yergue solitaria y exuberante la playa de Xpu-Ha. Su agua es perfectamente transparente y se puede observar a simple vista su fauna acuática multicolor.

Su arena blanca y fina es el mejor lugar para el descanso, las largas caminatas, las inmersiones con snorkel o la lectura de un buen libro.

Al norte de la playa hay una espléndida caleta que te lleva al fabuloso cenote de Manatí, donde uno se puede deleitar con “chapuzones” de agua dulce.

El periplo a esta playa se puede aprovechar para conocer el bello Parque Ecológico de Xpu-Ha, que no está lejos de ahí y es uno de los más hermosos de la Riviera Maya. Podrás disfrutar de exóticas especies como cocodrilos, tortugas verdes y de carey, y elegantes flamencos.

Xcacel es otra playa paradisiaca que se encuentra en una bahía de impresionante belleza porque su soledad es absoluta y sólo es interrumpida esporádicamente por algunos biólogos del Centro de protección de la Tortuga Marina que está en la zona.

La playa es, por cierto, uno de los lugares de anidación de la tortuga verde y caguama del país. Con los biólogos podrás asistir por las noches al maravilloso espectáculo de la liberación de tortugas; con suerte podrás atestiguar el mágico momento del anidamiento de este portentoso animal.

Las playas de Oaxaca

Cacaluta es una playa de extraordinaria belleza y horizontes solitarios, solamente conocida porque aquí se filmó hace ya algunos años la película “Y tu mamá también”.

El mejor acceso es por mar desde la bahía de Santa Cruz, aunque también se puede llegar a pie o en bicicleta atravesando la selva del Parque Nacional Huatulco.

La playa es profunda y de olas fuertes, por lo que es un lugar ideal para la práctica del surf o del windsurf. Además, la bahía de Cacaluta tiene una sorprendente forma de corazón y, enfrente, muy cerca de la orilla, una bella isla rocosa de fácil acceso.

También en Huatulco, la pequeña bahía de la Bocana es un tesoro natural que está justo donde inician todas las playas vírgenes que se extienden hacia el Istmo de Tehuantepec.

Aquí desemboca el río Copalita y, por las mañanas, el bullicio de aves de todo plumaje es una verdadera fiesta multicolor.

Las playas de Michoacán

La costa michoacana ofrece algunos de los paisajes más extraordinarios de toda las costa del Pacífico porque sus postales de acantilados y picachos a la orilla del mar son un portento.

Sus playas son de las más solitarias de nuestro país, y en algunas de ellas podrás encontrar algunas cabañas rústicas o enramadas que ofrecen manjares del mar.

San Juan de Alima es de las más bellas y apartadas. Sus paisajes y su variedad de aves son inigualables, mientras que su tranquilidad y paz son un regalo para el alma.

Aquí se puede acampar y pasar noches de ensueño. Además, en invierno el espectáculo de la llegada de tortugas laúd y golfinas que han escogido estos parajes solitarios para su desove es fantástico.

El Faro de Bucerías es también una pequeña bahía idílica con sólo algunas enramadas rústicas donde podrás degustar alguna langosta de la zona que son exquisitas.

Maruata es otra de las playas vírgenes de la región. Sus paisajes de acantilados y pequeñas playas son de belleza infinita, y, sin duda, conforman uno de los rincones más espectaculares de la costa michoacana.

En fin, la aventura de internarte en las playas más vírgenes de nuestro país te resultará inolvidable. Después, el encuentro con estos paisajes solitarios se convertirán en una necesidad y habrás descubierto el privilegio de tener una playa que compartirás sólo con quienes más quieres porque estos destinos serán tus secretos mejor guardados. Muy buen viaje.