Las playas más peligrosas del mundo para nadar

Hay momentos en que un flotador y unas buenas aletas no son suficiente en los paraísos vacacionales. Lo mejor es saber cuáles son las playas más peligrosas del mundo para evitar sorpresas si se decide nadar en sus aguas.

Como las sirenas. Seducen pero son peligrosas. Existen costas en nuestro planeta que se visten con esas pieles. Te atraen… pero detrás de la belleza esconden algo.

Australia

En la costa norte de esta enorme isla o país o continente está una de las playas que no sólo recibe visitas de turistas. También acostumbran estar por aquí tiburones, medusas y muchas serpientes. No es apta para viajeros que buscan relajación flotando en el agua.

Carolina del Sur

Nuestro vecino del norte sabe lo que es aquello de tener una playa poco amistosa. Se trata de Horry County, donde los tiburones tiempo atrás estuvieron trabajando mucho. Desde 1952 no hay casos de ataques, pero poca gente entra a sus aguas acompañada de mucha confianza.

Zipolite

Este edén de la costa oaxaqueña aparece normalmente en el listado de playas peligrosas. Las corrientes de agua son muy fuertes y cambian sin ningún aviso. No por nada algunos dicen que Zipolite significa “playa de los muertos”, así que es mejor disfrutar sólo de su arena bajo la palapa.

Playa Hanakapiai

En Hawaii se encuentra esta playa de tres kilómetros de extensión, donde las aguas oceánicas con mareas y corrientes intensas ayudan a que la peligrosidad sea elevada. Aunque el agua no cubra tu cuerpo es posible que su fuerza te lleve mar adentro. Las autoridades recomiendan que tomes demasiadas precauciones, pero lo mejor es no tentar a la suerte y concentrarse en la espectacular vista del mar o las cascadas que hay a su alrededor.

Rayos y tiburones

Estados Unidos aparece nuevamente. Se trata de una playa en la que los tiburones han atacado a una buena cantidad de personas. Es el sitio con más encuentros con estos animales en todo aquel país. Además las tormentas siempre vienen acompañadas de rayos, asunto que ha causado no pocos problemas. Se trata de New Smyrna Beach, en Florida.

Maho

Los Boeing 747 vuelan a escasos metros de la playa en su ruta a la pista de aterrizaje del aeropuerto Princesa Juliana. Es un gran atractivo ver aquellas aves gigantes pasar por encima de la arena y que tomes fotos, pero debes estar consciente de que el día de playa puede convertirse en deporte extremo si te acercas de más a la pista. Una turbina podría succionarte o provocar que vueles bastantes metros por el aire.

En fin, que no es necesario que te pongas justo en la ruta de aterrizaje y despegue de los aviones para poder disfrutar de este edén en la Isla San Martín, en el Caribe.