Vacaciones en los Alpes Suizos: un viaje de horizontes campestres

Son las vacaciones en los Alpes Suizos, un viaje de horizontes silvestres y una experiencia inolvidable en la espectacularidad alpina de la vieja Suiza. Los Alpes europeos comprenden varios países, regiones y cadenas montañosas de ahí que cuando decidas realizar un viaje a la región conviene seleccionar una zona específica para pasar la noche y de ahí organizar tus excursiones. Una de las comarcas más atractivas en los Alpes Suizos es la del Cantón del Valais en el sur del país. Desde el Glaciar del Rhône hasta el Lago de Ginebra, y frontera con el Piamonte Italiano y la Alta Saboya  Francesa, la región cuenta con 48 cimas de más de 4,000 metros de altura y con 680  glaciares, con incluso el más grande de Europa que es el de Aletsch, decenas de lagos naturales y artificiales, cascadas espectaculares, cientos de afluentes que desembocan en el Río Rhône, una diversidad de flora extraordinaria y una fauna muy variada aunque por supuesto las enormes vacas de raza Hérens y los míticos San Bernardos dominan la escena.

Vacaciones en los Alpes Suizos, un viaje de horizontes campestres

Fotografía por: Nicolás Triedo de Richoufftz

En invierno los pueblos alpinos del Valais tienen por supuesto una bulliciosa actividad en sus pistas de esquí, y en sus albergues, chalets y restaurantes, aunque hay que decir que en el transcurso del año la actividad es también profusa y atractiva. Si quieres acercarte a la Suiza profunda y más pintoresca debes de conocer pueblos como el de Grimentz en el Valle de Anniviers a un par de horas del aeropuerto de Ginebra, este pueblo típicamente alpino tiene el interés de que es antiguo y conserva todas las características de los pueblos medievales de los Alpes, sus viejos chalets en su versión más arcaica parecen haberse detenido en el tiempo como sus vetustos molinos todavía en funcionamiento, sus casas rurales, estancias y pequeños hoteles son una belleza.

Vacaciones en los Alpes Suizos, un viaje de horizontes campestres II

Fotografía por: Nicolás Triedo de Richoufftz

La zona cuenta con senderos extraordinarios que permiten a los buenos caminantes y ciclistas de montaña acercarse al entorno natural durante todo el año, incluso tienes la opción en invierno de las raquetas de nieve para caminatas que te permitirán descubrir rincones inéditos del valle y la montaña. Sus 5 estaciones y decenas de pistas cuidadas hasta la meticulosidad te permitirán no solo esquiar si no aventurarte en actividades extremas como el descenso en trineo, el snowboard, la escalada de cascadas de hielo, el woopy jump (vuelo en parapente con skis),  también tendrás la posibilidad de ejercitarte con el patinaje sobre hielo, o practicar el curling, o el parapente e incluso visitar el Glaciar de Zinal que es verdaderamente espectacular.

El otoño es una época también muy interesante para visitar los Alpes y concretamente Grimentz, los colores ocres y rojizos en contraste con el intenso azul del cielo y los tonos esmeraldas de su Lago de Moiry son espectaculares, por lo que las excursiones y paseos son simplemente de ensueño.  Por las noches en un chalet que fungirá como restaurante o estancia podrás, sentado al pie de la chimenea, degustar una tradicional fondue de queso en su recipiente de cobre, o una raclette que es también un exquisito queso fundido de la región , o un plato valaisanne con su carne seca, sus quesos gruyere, emmenthal y vacherin, cebollines y pepinillos y todo esto maridado con un excelente vino blanco de la región, y al final para entrar en calor un pequeño vaso de eau de vie de poir que es un aguardiente de pera muy típico de la región. Los ambientes nocturnos en estos pequeños pueblos idílicos perdidos en los recovecos alpinos más recónditos son sin duda inolvidables y la experiencia es irrepetible, los lugareños son cálidos y los fuereños todos venidos de lejos traen el alma abierta y la predisposición al convivio. Cuando después de tu frugal cena regreses a tus aposentos entre chalets de viejas maderas, por las callejuelas apenas iluminadas y con los enormes picos alpinos casi fantasmales que lo cubren todo, te habrás llevado un poco de las costumbres milenarias de la Europa profunda.

Vacaciones en los Alpes Suizos, un viaje de horizontes campestres III

Fotografía por: Nicolás Triedo de Richoufftz

Por supuesto que el Valais te ofrece otros pueblos y estaciones  que valen mucho la pena, por ejemplo Zermatt a los pies del Matterhorn no tiene desperdicio, la localidad tiene su parte antigua aunque la mayoría del poblado es más bien de época más reciente, el lugar es simplemente como “de cuento” con las típicas características de los pueblos alpinos tradicionales. Aquí la oferta turística es enorme y atractiva, tienes por ejemplo 63 ferrocarriles de montaña y 360 kilómetros de pistas, 400 kilómetros de senderos y áreas excelentes para la escalada, el alpinismo, la bicicleta de montaña, el senderismo y demás actividades que se pueden realizar todo el año. Un ferrocarril de cremallera va de Zermatt hasta el pico de Gornergrat de más de 3,000 metros de altura, desde allí tienes una vista espectacular del Monte Cervino que es el más emblemático de los Alpes Suizos. Vale también la pena conocer el Palacio Glaciar en el Glacier Paradaise al que se accede en teleférico hasta los 3,883 metros de altura, claro está que el panorama es sobrecogedor, desde ahí podrás ver los Alpes Suizos, Italianos y Franceses.

Vacaciones en los Alpes Suizos, un viaje de horizontes campestres IIII

Fotografía por: Nicolás Triedo de Richoufftz

Otras opciones en la región que están muy de moda son Verbier que ofrece además de todas las facilidades para actividades de montaña, tours, itinerarios y sederos temáticos extremadamente atractivos que puedes realizar todo el año aunque para la mayoría de ellos necesitas de varios días, como sea, la experiencia bien vale la pena. Montana es muy lujoso y excéntrico  con una de las mejores infraestructuras de toda la región, los paisajes y vistas desde sus montañas son un portento, se alcanzan a divisar glaciares y algunos de los picos alpinos más impresionantes.

En fin, lo mejor de Suiza está en sus montañas alpinas, el Lago de Ginebra es un buen punto para iniciar el periplo, desde ahí tienes los destinos alpinos del Cantón del Valais a tiro de piedra y también el aeropuerto internacional. La opción de rentar casas rurales en Suiza es interesante y puede resultar más barato, del mismo modo es importante considerar el alquiler de un coche para facilitar los recorridos, como sea, no te pierdas esta experiencia en los Alpes de Suiza, nunca la olvidarás y recuerda traerte unos buenos chocolates suizos para los amigos.