Lugares para vacacionar en México: Chiapas

El sur del país lugares para vacacionar en México, y  Chiapas, específicamente, es uno de los mejores destinos para  tus próximas vacaciones, en este lugar podrás sumergirte en la atmósfera de los pueblos indígenas, descendientes de los mayas, y recorrer haciendas cafetaleras.

San Cristóbal de Las Casas es la capital de la región de Los Altos de Chiapas, con una población que no llega a los 190,000 habitantes. La Plaza 31 de Marzo o zócalo es la plaza central de San Cristóbal, punto de reunión y lugar para beber café orgánico chiapaneco, el primero de los tantos ya que estamos en la tierra del café. Mujeres y niños indígenas ofrecen sus preciosas artesanías, incluyendo blusas bordadas a mano. Cuando cae la tarde, la plaza se llena de músicos y si hay fiesta religiosa o un festival, es el centro de actividades.

Junto a la plaza está el Palacio Municipal, construido en 1885, imponente edificio histórico con una serie de arcos sostenidos por columnas de estilo clásico. Al otro lado se levanta la catedral de influencias barrocas, moriscas e indígenas que al atardecer su fachada amarilla cobra nuevos colores.

A 70 kilómetros de San Cristóbal de Las Casas está Chiapa de Corzo, la ciudad colonial más antigua del Estado de Chiapas. En la plaza principal se destaca una fuente monumental del siglo XVI de estilo mudéjar y diseño octagonal, la Fuente de la Pila. Es de ladrillo color rojo anaranjado, con arcos, arbotantes y techo abovedado como si quisiera parecerse a la corona española.

A una cuadra de la plaza se encuentra el Templo de Santo Domingo de Guzmán, levantado en el siglo XVI. Aún conserva la campana original fundida en cobre, plata y fragmentos de oro que data de 1576. Pesa más de cinco toneladas y sus campanadas puede escucharse a kilómetros de distancia.

Los primeros días de enero, con la llegada del nuevo año, se lleva a cabo la Fiesta Grande de Enero, uno de los eventos culturales más importantes del estado de Chiapas, nombrado patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO. La plaza y todas las calles del pueblo se llenan de bailarines vestidos en sus ropas tradicionales, llamados Parachicos, y se preparan los platillos locales como los tamales (masa de maíz con rellenos dulces o salados), pepito con tasajo (carne de res finamente cortada con salsa de semilla de calabaza) y cochinito horneado (lechón de cerdo al horno, condimentado con salsa de adobo).

A 20 minutos de la ciudad, yendo por la carretera 190, llegamos al Parque Nacional Cañón del Sumidero. Se lo puede admirar desde varios miradores o alquilar una lancha de motor para ver de cerca las paredes del cañón que se elevan a una impresionante altura de 800 metros. Con suerte, se puede avistar cocodrilos.

Otro pueblo a visitar desde San Cristóbal de Las Casas es San Juan Chamula, un pequeño pueblo situado 10 kilómetros al noroeste de San Cristóbal de las Casas. Aquí reside la comunidad tzotzil, uno de los mayores grupos indígenas de Chiapas que conforman un tercio de la población indígena del Estado, ferozmente independiente. Los mayas tzotziles defienden fuertemente su independencia y tradiciones y es la ocasión de conocerlos.

Si bien San Juan Chamula es una de las varias comunidades tzotziles ubicadas en los pueblos del altiplano en las afueras de San Cristóbal, es el principal centro religioso y comercial para los mayas tzotziles en Chiapas. Sus habitantes se caracterizan por su vestimenta tradicional: los hombres “chujes”, túnicas de lana negra o blanca ajustadas a la cintura y las mujeres “huipiles”, blusas de algodón bordadas con largas faldas de lino negro.

Las artesanías de los Chamulas son de excelente calidad y se pueden comprar en los mercados de artesanías, tanto en San Juan Chamula o en San Cristóbal. Se destacan sus bordados presentes en blusas, bolsas y otros artículos.

Los mayas tzotziles practican algunos rituales religiosos que mezclan las tradiciones prehispánicas con el catolicismo. Algunos se pueden observar en la Catedral de San Juan Bautista donde el piso está cubierto con agujas de pino y velas encendidas. No hay bancos ni un altar y los fieles se arrodillan en el suelo, cantan y suelen beber refrescos y posh, una bebida alcohólica hecha a base de caña de azúcar. Los visitantes pueden observar los rituales de oración, pero no tomar fotografías. A veces realizan antiguos rituales de sanación en los que utilizan huevos, huesos y pollos vivos que son sacrificados en la iglesia para ser comidos más tarde como un alimento sagrado o enterrados enfrente de las casas de los enfermos.

Para que tus vacaciones sean diferentes y comprendas las raíces indígenas de México, puedes visitar el Museo de Medicina Maya en San Cristóbal donde podrás aprender más de las fascinantes tradiciones y creencias de los mayas tzotziles.