Atracciones en Nueva York ideales para niños

Planea tus vacaciones familiares en la Gran Manzana y asegura la diversión con las atracciones en Nueva York especialmente diseñadas para los más pequeños de la familia. Los niños encontrarán muchos atractivos en este destino para vivir un viaje inolvidable. Prepara las maletas con ropa cómoda, lleva una carriola ligera si viajas con niños pequeños, toma tu cámara fotográfica y ¡que empiece la aventura!

Atracciones en Nueva York ideales para niños

Vista de la ciudad desde el One World Observatory

Museos para toda la familia

La gran variedad de museos que existen en la ciudad de Nueva York incluye varios que son muy atractivos para chicos y grandes. En el Museo Americano de Historia Natural los niños se acercan a la ciencia, exploran sus sentidos y descubren secretos de la naturaleza, además de admirar la sorpréndete colección de fósiles. Las visitas familiares al MoMA son una gran opción. Al entrar al museo, acércate al mostrador de información, en donde los niños recibirán una guía con actividades especiales para realizar mientras recorren las diferentes salas. El Museo de los Niños en Mahattan es un lugar especial para visitantes de todas las edades, con exposiciones interactivas de diversos temas en donde los niños encontrarán actividades muy interesantes. Si tus niños tienen 10 años o más, el SPYSCAPE es un museo interactivo en donde conocerán historias de espías y vivirán la experiencia de ser un verdadero espía al recibir retos que deberán cumplir.

Atracciones en Nueva York ideales para niños

Exposición en el MoMA, Museo de Arte Moderno de Nueva York

Times Square

El espectáculo visual de esta plaza es un atractivo para turistas de todas las edades. Además, si viajan en familia, pueden visitar los locales cercanos: Disney Store, M&M’s World, HERSHEY’S Chocolate World, el mundo en miniatura de Gulliver’s Gate o el increíble museo Ripley’s Believe It or Not!. También pueden entrar a National Geographic Encounter: Ocean Odyssey para conocer las profundidades del océano y vivir una experiencia inolvidable.

Atracciones en Nueva York ideales para niños

Mundo de Chocolate de Hershey’s en Times Square

Un espectáculo de Broadway

El distrito de los teatros de Broadway siempre tendrá obras y musicales para niños. Dependiendo de la edad y los gustos de tus acompañantes, puedes elegir algo que sea atractivo para todos, pensando principalmente en los niños: la emotiva historia de El Rey León y otras presentaciones de Disney como Frozen o Aladdin, el musical School of Rock para los más grandes o los especiales de Navidad en el mes de diciembre.

Central Park

Un picnic en una de las áreas verdes de Central Park es muy divertido para los niños, ya que tendrán un enorme espacio libre a su disposición para jugar y subir a los árboles. En los alrededores del parque encontrarán establecimientos de alimentos y bebidas, así que pidan su comida favorita para llevar e instálense por un momento a disfrutar del parque. Aquí también pueden rentar bicicletas para pasear a su gusto o tomar un tour guiado por el parque. En esta zona también pueden visitar el zoológico que fue el escenario de la película Madagascar, admirar distintas especies de animales y presenciar un espectáculo de lobos marinos o la hora de la comida de los pinguinos.

Visitar un mirador

Ver la ciudad desde lo alto es una experiencia sorprendente. Elige alguno de los observadores para que los niños vivan la emoción de estar en las alturas y admiren los edificios y las calles desde arriba. Si compras tus entradas con anticipación por internet será mucho más sencillo entrar sin hacer filas largas. Si tu familia es de espíritu aventurero, también tienen la opción de contratar un tour en helicóptero por la ciudad. Cualquiera de estas experiencias, seguro les dejará un buen recuerdo del paisaje urbano y los rascacielos de Nueva York.

Atracciones en Nueva York ideales para niños

Vista desde Sky Portal en el edificio One World Observatory

 

Atracciones en Nueva York ideales para niños

Vista desde el mirador de High Line

 

Fotos: Martha Benítez