Disfruta de La Habana a bordo de un auto clásico

Cuba es un lugar mágico, pero cuando sus paisajes hermosos, arquitectura colonial y estilo de vida entre tradicional y moderna se mezclan, el resultado es increíble. Es por eso que dicen que a La Habana no se va si no te atreves a conocer cada rincón de la ciudad, aunque si lo haces con un poco de estilo a bordo de un auto clásico, es mucho mejor.

Hace poco viajé a Cuba y tuve la oportunidad de estar en la ciudad de La Habana, capital de este bello país, y la verdad no dudé en hacerlo de una manera diferente. Todo comenzó a mi llegada, pues estando en este pequeño paraíso veía a mi alrededor autos coloridos pero no de cualquier tipo, eran autos clásicos americanos de los años 50’s y definitivamente dignos de admirar.

Los autos son de los años 40’s y 50’s. Foto: @iphany_

Fue entonces cuando mi guía me comentó que viajar en ellos era mucho más fácil de lo que imaginaba, pues en toda la ciudad hay tours que ofrecen recorridos en estos autos de vintage. Sus precios varían dependiendo de dónde tomes el tour y cuánto tiempo quieras pasear. También puedes elegir entre hacerlo solo, si vas con familia y amigos, o si decides unirte con personas de diferentes partes del mundo.

Por suerte iba con amigos, así que hicimos el recorrido juntos. El punto de partida fue el Hotel Nacional de Cuba. En la entrada ya nos esperaba un hermoso auto descapotable Cheverolet 51 color rosa. ¡Y nuestro viaje dio inicio! Mientras tomábamos rumbo, nuestro conductor nos platicó porqué la existencia de estos autos y resulta que cuando estalló la revolución, se detuvo el ingreso de autos nuevos. Esto dio paso a que aquellas personas que tenían la suerte de poseer un auto, les dieran un mejor uso, restaurando los motores y cuidando al máximo su carrocería, pues con el paso del tiempo sabían que su deterioro era inevitable, entonces los convirtieron en lo que ellos mismos dicen, un patrimonio cultural para el país.

Se distinguen por sus impactantes colores. Foto: @mar_benitez

Calle 23, La Rampa

Nuestro tour comenzó al pasar por la Calle 23, mejor conocida como La Rampa, una de las principales avenidas de la ciudad. Fue construida en 1930 para resguardar los cañones que protegían a la ciudad de ataques extranjeros. Ahora encuentras hoteles, restaurantes, tiendas, cines, centros nocturnos y oficinas de aerolíneas.

Calle 23. Foto: @iphany_

Malecón Habanero

Continuamos hasta llegar al malecón, un muro de casi 8 kilómetros construido durante el siglo XX con la función principal de detener el agua de mar. Hoy en día es un punto importante para ver el amanecer y el lugar más visitado de la ciudad, ya que ahí se encuentran monumentos representativos como el del Generalísimo Máximo Gómez y la del General Calixto García.

Una vista al malecón. Foto: @mar_benitez

Casa Verde

Más adelante nos encontramos con la Casa Verde, que fuera hogar de Armando de Armas y su esposa Conchita Fernández. Esta construcción fue realizada por el arquitecto José Luis Echarte en 1926 y está ubicada en la entrada de la 5ta avenida de Miramar. Poco tiempo después el matrimonio se mudó a Europa y la casa pasó a ser de innumerables personas pero ahora es un centro cultural donde se exhiben varias obras de arte contemporáneo.

También conocida como La Casa de Tejas Verdes.

Túnel de la Bahía de la Habana

Después, nuestro conductor nos llevó por el Túnel de La Habana, una construcción hecha en 1957 por una empresa francesa y que pasa por debajo de la bahía. Tiene una extensión de casi 755 metros de largo y una profundidad de 15 metros de altura, siendo una de las principales vías de paso para el transporte de la ciudad.

El túnel es conocido también por la luz que produce en su interior.

Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

Seguimos con el recorrido pero como nuestro grupo era numeroso, hicimos cambio de autos, y ahora tocó un Ford Thunderbird color rojo que llevaba radio en su interior con música de los 80’s (los autos que no son descapotables, pueden gozar incluso de aire acondicionado), y con él llegamos hasta la Fortaleza de San Carlos, un complejo militar que sirvió para defender a la isla de ataque de piratas. En la actualidad funge como museo y centro cultural, donde también resguardan memorias de Ernesto Che Guevara y objetos pertenecientes al siglo XVIII. Además puedes disfrutar todos los días a las 21:00 horas del disparo de cañones, los cuales representaban el cierre de las murallas de la ciudad y que hoy en día lo realizan de manera simbólica.

La Fortaleza de San Carlos comparte espacio con la fortaleza de San Salvador y el Castillo de la Real Fuerza. Foto: @iphany_

Plaza de la Revolución

Para finalizar, hicimos un viaje panorámico por la Plaza de la Revolución que originalmente se llamó Plaza Cívica la cual fue erigida por el entonces presidente Fulgencio Batista. Esta plaza tuvo un auge importante durante la Revolución Cubana, pues después de ella, se han concentrado diversas marchas multitudinarias. Ahora puedes observar el memorial de José Martí, la torre más alta de la ciudad de La Habana, y las imágenes hechas en relieve de Ernesto Che Guevara y de Camilo Cienfuegos.

Las frases que están impregnadas en las esculturas son “Hasta la victoria siempre” de Ernesto Che Guevara y “Vas bien Fidel” de Camilo Cienfuegos.

Ahora ya conoces una manera diferente para descubrir la ciudad, su arquitectura, paisajes y estilo de vida. Viaja al pasado a bordo de estos autos clásicos y date la oportunidad de recorrer La Habana para que disfrutes de la armonía y de los detalles que solo Cuba puede ofrecerte.

Foto: @iphany_