Tierra de gozo, fandango y danzón

Como veracruzana, me encanta escuchar una parte del himno de mi estado que dice: “Veracruz, es canciones, es gozo, es fandango, huapango y danzón”. Me parece acertada esta estrofa, ya que desde que pisas tierras jarochas te sientes en una fiesta interminable, la sonrisa de su gente que te recibe con los brazos abiertos no se compara con nada. Muchos le llaman, “la puerta de México hacia el mundo” yo lo relaciono con su ubicación clave, haciendo del puerto veracruzano un punto estratégico comercial para el país, donde decenas de buques de carga arriban diariamente a la recién remodelada terminal portuaria.

Tierra de gozo, fandango y danzón

Mar del Golfo de México

Al ser un estado con gran extensión territorial, que se compone de 212 municipios y  goza de una gran variedad de climas y ecosistemas, puedes encontrar desde playa y dunas hasta nieve y montañas. El puerto de Veracruz fue fundado en 1519, con el nombre de la Villa Rica de la Vera Cruz y  jugó un papel de suma importancia en el paso de Hernán Cortés en tierras nacionales. Cuando caminas por sus calles, se puede respirar la historia que en ellas yacen y aún más en el famoso malecón desde el cual se puede admirar la fortaleza de San Juan de Ulúa, edificada en 1590.

Tierra de gozo, fandango y danzón

San Juan de Ulúa

En un día caluroso (como casi siempre lo es), te recomiendo dar un paseo por el Boulevard que desemboca en el malecón, hazlo a pie o si lo prefieres en patines o bicicleta, después explora las tiendas de souvenirs que brindan opciones para todos. Vas a escuchar a más de uno ofrecerte un refrescante snack, la auténtica nieve jarocha. Encuéntrala en Nieves El Güero Güero, observa muy bien antes de entrar, ya que hay muchas otras que se le parecen pero este establecimiento es el original; recuerdo que cuando era niña me gustaba pedir y mezclar los sabores de nanche, mamey y coco, no te vas a arrepentir de probarlo.

Tierra de gozo, fandango y danzón

Centro Histórico

Llega hasta Los Portales frente al zócalo de la ciudad y quédate un ratito disfrutando del danzón que se organiza cada tarde y de la esencia de los bailarines que esperan impacientes este momento. Para  comer, te recomiendo entrar al muy conocido Café de la Parroquia y pedir un café lechero al estilo jarocho, que consiste en dar unos golpecitos en el vaso de café con la cucharita del azúcar para que un amigable mesero sirva de manera particular esta rica bebida, si eres de probar sabores diferentes, te recomiendo que lo acompañes con una bomba (concha rellena con frijoles y queso) o si lo prefieres con una típica canilla.

Tierra de gozo, fandango y danzón

Danzón en el zócalo

Nada en las playas del golfo de México y relájate bajo la sombra de una palmera, las playas más populares son: Playa Mocambo y Playa Antón Lizardo, en la primera encontrarás más de una opción para tomar algo, mientras que en la segunda podrás obtener un poco más de privacidad.

Otro gran atractivo de la ciudad es el Acuario de Veracruz, el más grande de todo el país, inaugurado en 1992, donde se pueden apreciar especies como el tiburón de aleta de cartón que mide hasta 2 metros de longitud.

Tierra de gozo, fandango y danzón

Playa de la zona hotelera

Veracruz ha sido hogar de varios artistas conocidos a nivel nacional e internacional, como el poeta Díaz Mirón, el escultor y artista contemporáneo Gabriel Orozco y el famoso músico y compositor Agustín Lara. Visita la Casa Museo de Agustín Lara para conocer a profundidad la trayectoria de este recordado artista.

Estas tierras te esperan con una cálida bienvenida y más de un exquisito platillo costero que te harán decir: “Solo Veracruz es bello”.