Ruta por la costa de Croacia

Mi padre siempre me habló maravillas sobre su tierra natal y yo me mantuve escéptica, hasta que tuve la oportunidad de tomar la ruta por la costa de Croacia. Él no se equivocaba, pues Dalmacia, como es conocida esta zona del mar Adriático, es verdaderamente encantadora.

Dubrovnik

Murallas de Dubrovnik

El mejor lugar para comenzar tu aventura por la costa croata es Dubrovnik, el destino más famoso de todo el país, conocido como “la Atenas dálmata” o la “perla del Adriático”. Aquí puedes encontrar cinco fortalezas que se encuentran entre las mejor conservadas de Europa: Lovrjenac, Minceta, Revelin, Bokar y San Juan. También puedes visitar museos, incluyendo uno al aire libre, el centro histórico, Stradun, que es la principal calle de Dubrovnik, iglesias, el puerto de la ciudad y su lazaretto, que se utilizaba en la antigüedad como estación de cuarentena para los marineros que atracaban.

En la isla de Korcula puedes conocer la ciudad homónima en la que nació el célebre Marco Polo. Sorpréndete con su riqueza cultural, ya que Kocula es la única isla mediterránea en la que aún se practica la danza de las espadas.

Bol

Playa de Bol en Brac

Brac es la isla más grande de Dalmacia y en ella puedes encontrar la mejor piedra caliza blanca del mundo. Las hermosas construcciones hechas con este material son ya parte de la arquitectura nacional, así como las esculturas elaboradas por artistas nacionales e internacionales. No dejes de ir a Bol, un cordón litoral con la playa mejor conocida de Brac debido a su forma.

Split es una ciudad continental, cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Desde aquí se puede tomar un ferry para cruzar a Brac.

Split

Vista de la costa de Split

El encanto de Hvar reside en sus bosques de pino, sus viñedos, sus arboledas de olivo, sus huertos de árboles frutales y sus campos de lavanda, además de su mezcla de estilos arquitectónicos como son el gótico y el renacentista. Hvar es incluso reconocida por la aristocracia veneciana, convirtiéndola en uno de los destinos de veraneo más populares de Europa.

Omis está situada en la desembocadura del río Cetina, y cuenta con impresionantes barrancos que rodean la ciudad. Omis es también famosa por sus historias sobre corsarios y bucaneros que invadieron la ciudad hasta el año 1444, cuando la ciudad comenzó a fortificarse hasta convertirse en un lugar impenetrable en la Edad Media.

Omis

Omis y sus montañas

Miljet es un paraíso natural que todo enófilo debe visitar, no solo por sus vinos tintos y blancos sino también por sus aceitunas y su queso de cabra. El gran atractivo de esta isla es el parque nacional que abarca 3,000 hectáreas protegidas, declarado Reserva de la Biosfera, incluyendo sus dos lagos salados, Veliko y Malo Jezero. En este último hay una pequeña isla sobre la que se erige un antiguo monasterio benedictino, construido en el siglo XII.

En resumen, Dalmacia no sólo ofrece a sus visitantes hermosos paisajes y aguas cristalinas, cuyo fondo es discernible a metros de la playa, sino también encantadores cafés, comida suculenta, gente cálida y cientos de años de herencia cultural e histórica. Croacia es un destino que todo viajero debe darse el tiempo de conocer.