¡Cómo conseguir vuelos baratos a Europa y no perder la sonrisa!

Una pequeña guía de cómo conseguir vuelos baratos a Europa puede ser una buena idea para mantener nuestra cartera en buenas condiciones y no perder la alegría de conocer el viejo continente.

Antes que alguna otra cuestión, tienes que tener claro que el viaje inicia desde que comienzas a buscar los precios de boletos de avión. Preparar tu viaje es ya parte de la aventura. Así que lo mejor será poner buena cara al laberinto que puede suponer la caza por el boleto barato y seguir algunas de estas sugerencias:

  • Al que madruga, nadie le ayuda. Comprar boletos de avión con mucho tiempo de antelación es una leyenda que los matemáticos han logrado echar abajo. Según sus números, el mejor momento para comprar un vuelo interoceánico es con 3 meses de antelación.
  • Internet es un aliado perfecto. Apuntarse a los newsletters de tu agencia de viajes es buena idea. Así recibes constantemente las últimas ofertas.
  • Fin de semana, mejor no. Los vendedores saben que son los días en que tendrás tiempo para comprar tus boletos y suelen subir los precios. Lo mejor es hacerlo entre semana. El periódico estadounidense The Wall Street Journal comenta que los días martes  a las 15:00 hrs. es el momento perfecto para comprar. Cosas de mercado.
  • Volar entre semana. Los fines de semana es cuando existe mayor demanda y de eso se aprovecha el negocio. Así que nada como volar de lunes a jueves.
  • Evita fechas de temporada alta. Navidad, verano, semana santa… es cuando tienes tal vez la oportunidad de viajar, pero es cuando más pagaras. Ley de Murphy aplicado a viajeros. Aunque puedes hacer una pequeña trampa intentando viajar unos pocos días antes de las fechas clave, claro, si tus obligaciones te dan permiso.
  • No seas pesado. Cuidado con llevar sobre equipaje. Cada línea aérea cuenta con un límite establecido en el peso máximo que puedes llevar en tu equipaje. Sobrepasarlo te obligará a pagar tasas extras. Mientras más peso lleves, más ligera quedara tu cartera.
  • Europa Low Cost. Una vez que te encuentres en territorio europeo, piensa que hoy en día es más económico volar que viajar en tren. Perderás romanticismo en los trayectos, pero tu economía te lo agradecerá.