Cómo encontrar vuelos baratos en Europa

Algunos clics en internet pueden ser de gran ayuda para encontrar vuelos baratos en Europa, serán la clave para un viaje espectacular y económico por el viejo continente.

El tiempo de aquella ventanilla desde donde veías pasar el paisaje mientras el tren recorría media Europa está siendo una imagen de otros tiempos. Para quienes buscan buenas ofertas, hoy en día es factible encontrar precios de boletos de avión entre destinos europeos más baratos que el precio del taxi que te llevara al propio aeropuerto. Pero para encontrarlos, hay ciertos trucos.

Paciencia. Visita diversas páginas, de las propias líneas aéreas y de tu agencia de viajes. Cuantas más dosis de calma tengas, es posible que encuentres la veta perfecta.

No te amarres. No establezcas fechas fijas para viajar. Trata de que tu agenda sea flexible y pueda acomodarse a las ofertas que te ofrece el mercado. Evita lo más que puedas momentos de gran afluencia de turismo, como Navidad, Semana Santa o verano. También es recomendable que viajes entre semana.

Otros destinos. Abre tu mente a nuevos horizontes. A veces la ciudad que tenías planeada puede tener precios de vuelos elevados, ya sea por algún evento en particular que se celebre en ella o por la época del año que marque ese destino como especial. Si te encuentras ante esta situación, cambia de idea y tal vez te lleves una grata sorpresa con el nuevo sitio elegido.

Martes, no te cases, ¡compra! La mayor venta de boletos se lleva a cabo los fines de semana, es decir, precios altos. Pero los martes son lentos para las compañías, poca gente visita sus páginas. Es el momento de aprovechar los precios que fijan en sus ofertas, sobre todo por la noche (horarios de Europa).

Antelación. No compres el boleto en el mismo aeropuerto unas horas antes de salir con destino al azar. Deja eso para las películas. No suele ser un buen plan. Tampoco lo compres muchos meses antes. Se ha comprobado que los mejores boletos entre destinos europeos los tienes que adquirir entre 8 y 12 semanas antes de salir.

Amigo de las newsletters. Agrega tu correo electrónico a la publicidad de las diferentes líneas aéreas y de tu propia agencia de viajes que manejen vuelos hacia las ciudades del viejo continente. Algunas incluso ofrecen buenos precios si los sigues en las principales redes sociales, pero no te excedas, podrás llenar tu computadora y tu Facebook publicidad que terminará agotándote.

Fuera cookies. Últimamente se comenta que las compañías aéreas rastrean tus cookies para saber sus preferencias de viaje. De esta manera saben lo que estás buscando y se aprovecharan para subir el precio del vuelo que estés buscando. Digamos que te tienen como un cliente casi en sus fauces. La técnica es sencilla: limpia cookies de tu computadora y no dejaras rastro alguno y aquel cazador se convertirá en presa.

Más allá del vuelo. Algunas veces podrás ahorrar en el boleto del avión, pero no sabes lo que te espera en el destino. Los típicos casos con quienes llegan a Londres o alguno de los países escandinavos con un boleto ida/vuelta de 50 euros y se llevan una sorpresa con los precios de los hoteles, los transportes y la comida son clásicos. Donde no te llevarás ningún susto, según la opinión de muchos viajeros europeos, es en las ciudades de Varsovia, Sofía, Budapest y Riga.