Con los vuelos baratos a Mérida, visita sus haciendas

Las haciendas en Yucatán son algunos de los tesoros arquitectónicos más interesantes de nuestro país y basta que tomes alguno de los vuelos baratos a Mérida para que visites estas fastuosas construcciones en escenarios sobrecogedores.

Las haciendas en Yucatán

Las haciendas yucatecas coinciden con la bonanza de la industria del henequén en nuestro país. Con esta variedad del cactus de agave se producían millones de sogas de henequén desde finales del siglo XVIII y, sobre todo, principios del siglo XIX.

Hubo grandes fortunas que crecieron alrededor de esta producción y muchos de los palacetes que hoy pueden apreciarse en la avenida Montejo, en Mérida, fueron construidos con las ganancias de este “oro verde”.

Después de la Guerra de Castas en la región y de la posterior invención de las fibras sintéticas, la producción henequenera se vino abajo paulatinamente hasta que a mediados del siglo pasado la mayoría de estas haciendas portentosas fueron abandonadas con su consiguiente deterioro.

En los últimos años, importantes capitales han invertido en la restauración de estas joyas y hoy pueden ser visitadas por el turismo porque algunas funcionan como elegantes hoteles y otras son espléndidos museos.

En tu próximo viaje a la ciudad de Mérida diseña tu propia ruta de haciendas y regodéate con estos tesoros yucatecos. Incluso, es muy recomendable hospedarse en alguna para vivir un poco del exotismo y glamour de la época.

Aquí te proponemos algunas que, sin duda, te seducirán y te dejarán un recuerdo indeleble.

Hacienda Xcanatún

Esta hacienda henequenera del siglo XVIII es una joya extraordinaria porque fue remozada con la asesoría adecuada para conservar su carácter original y hoy es una de las más bellas del estado.

Actualmente el edificio alberga un hermoso hotel boutique en medio de tres hectáreas de jardines tropicales, y a sólo 5 kilómetros están el Club de Golf de Yucatán y el espléndido Gran Museo Maya de Mérida.

Cada una de sus 18 suites ostentan muebles coloniales caribeños, textiles finos, antigüedades y pinturas al óleo originales. Sus exóticos jacuzzi en las terrazas al aire libre con tinas talladas en piedra de coral son un acento delicado de distinción.

Las dos piscinas de la hacienda están rodeadas de exuberante flora tropical, estanques y fuentes, mientras que su restaurante Casa de Piedra es uno de los más exclusivos de todo el estado.

El menú, con especialidades caribeñas, yucatecas e internacionales con especial énfasis en la cocina francesa y las fusiones gastronómicas, lo han hecho acreedor a importantes condecoraciones internacionales.

El spa también es de primer nivel porque los tratamientos mayas antiguos son especialmente restauradores y las prácticas de sanación, con plantas y yerbas locales, minimizan el estrés de pies a cabeza.

Desde que abrió sus puertas en el año 2000, la hacienda Xcanatún es de las preferidas por los viajeros más exigentes.

Hacienda Yaxcopoil

Yaxcopoil se detuvo en el tiempo, aquí no se restauró la hacienda porque simplemente se frenó su deterioro para conservar la atmósfera y pátina original de los edificios.

La experiencia de su visita es extraordinaria, ya que podrás divagar con libertad por todas las habitaciones de la casa principal, de altos techos y gruesos sillares, así como por los comedores y otra áreas que conservan sus mosaicos originales y sus muebles europeos de época.

Interesantes también resultan su casa de máquinas, donde se puede apreciar la maquinaria que se usaba en la época para procesar el henequén, o el museo del lugar, que exhibe bellas cerámicas de la zona y reliquias antiguas encontradas en el lugar.

Hacienda Oxil

Al igual que Yaxcopoil, el tiempo se detuvo en esta hacienda. Los senderos de los alrededores regalan paisajes tropicales de gran belleza e incluso existe un cenote espléndido muy cerca de la hacienda.

El lugar tiene la particularidad de contar con varias tiendas y talleres de artesanías locales. Cuero, piedra, metales, textiles, y henequén son utilizados para la elaboración de artesanías y para formar a los jóvenes prospectos en los talleres. Aquí es el mejor lugar para comprarse, por ejemplo, una auténtica y original hamaca de henequén.

También cuenta con un suculento restaurante de cocina regional y su pequeño museo es interesante, ya que ilustra al visitante sobre el devenir histórico de la comunidad de Oxil y la región en general. Fotografías, productos y artefactos de cuando la hacienda estaba en operación permiten conocer un poco la dimensión de cómo era esta región en los tiempos del auge henequenero.

Hacienda Misné

Es una pequeña y bella hacienda henequenera del siglo XIX que hoy alberga un elegante y agradable hotel de cinco estrellas. Se encuentra enclavada en un verdadero edén de jardines tropicales y está a sólo 6 kilómetros del centro de la ciudad de Mérida.

Sus 50 habitaciones comparten los bellos jardines de la propiedad; sus dos albercas son espléndidas, sus áreas de palapas y hamacas son ideales para disfrutar de los cantos de las aves tropicales, y su restaurante de especialidades yucatecas es suculento.

En fin, ya sea visitar u hospedarse en las haciendas de Yucatán es un privilegio. Su carga histórica de tiempos coloniales y pre-revolucionarios, las atmósferas tropicales exuberantes y coloridas, la presencia siempre sofisticada y amable de los habitantes de la región, y su excelente cocina son sólo algunos de los motivos para acercarse a estas joyas yucatecas. Reserva con tu agencia de viajes PriceTravel tus boletos de avión y hotel en Yucatán. Sobre todo, que tengas un muy buen viaje.