Con los vuelos baratos a Madrid disfruta de un clásico

Si has pensado en Europa para tus próximas vacaciones, entonces aprovecha los vuelos baratos a Madrid y disfruta de este clásico del viejo continente que siempre atrapa y seduce.

Llegar a Madrid

La impresión cuando se llega a Madrid es la de haber estado ahí en varias ocasiones aunque sea la primera vez que se visite este destino entrañable.

Siempre hemos oído hablar de Madrid y su Puerta del Sol, Fuente de las Cibeles, Museo del Prado, Plaza Mayor, Puerta de Alcalá o Parque de El Retiro, que son lugares icónicos que pasan de generación en generación.

Es posible que nuestro abuelo, nuestros padres o algún tío o familiar haya estado en la capital española y nos ha contado de sus peripecias y buenos recuerdos en las largas crónicas familiares.

El recorrido tradicional

No importa cuál sea el propósito de nuestro viaje a Madrid porque seguramente, desde el primer momento de nuestra llegada, vamos a querer recorrer los caminos que llevan a los destinos tradicionales que tantas veces hemos escuchado en las historias de casa.

Y todo puede empezar en la mítica Puerta de Alcalá, que es la entrada del Madrid de “toda la vida” y, a un costado, una visita imprescindible es la del Parque de El Retiro.

Entre las fastuosas arboledas, rosaledas y estatuas se van descubriendo los lugares más emblemáticos del parque. Primero su bello lago, que es el monumento a Alfonso XII y donde los lugareños aprovechan para remar, y, más adelante, el espléndido Palacio Velázquez alberga siempre exposiciones sorprendentes de artistas de primer nivel.

Un poco más allá, el Palacio de Cristal no tiene desperdicio, y, ya que estás por los senderos del Retiro, la maravillosa estatua del Ángel Caído te seducirá.

Cuando salgas del parque continúa por calle de Alcalá, ya que te irá llevando por el Madrid que esperas.

La Fuente de las Cibeles seguramente la tienes en la memoria, pero aún así te sorprenderá su belleza. Al frente, el Palacio de las Cibeles, que es el antiguo correo, es fastuoso y desde sus terrazas puedes tener algunas de las mejores vistas de la ciudad. El Palacio de Buenavista y el Banco de España complementan un escenario señorial.

Siempre por Alcalá llegarás al simbólico edificio Metrópolis, que anuncia la bifurcación donde inicia la Gran Vía y el ajetreo madrileño. Siempre por Alcalá se te presentará la maravillosa Puerta del Sol con el clásico monumento del Oso y el Madroño.

A partir de aquí te perderás por los callejones del viejo Madrid hasta encontrarte en la fabulosa Plaza Mayor, que es, por mucho, una de las más bellas de España. Muy cerca descubrirás el espléndido Palacio de Santa Cruz y un poco más allá, por la calle de Bordadores, llegarás hasta el fastuoso Monasterio de las Descalzas Reales, de visita imprescindible.

La calle de Arenal te llevará hasta el Teatro Real y, una vez allí, la Plaza de Oriente te anunciará que estás prácticamente al frente del maravilloso Palacio Real y de la Catedral de Almudena. Aquí habrás de hacer un alto en el camino para enamorarte de estos dos emblemáticos símbolos madrileños.

Si sigues por la calle de Bailén te “tropezarás” con la clásica Plaza de España y su mítico monumento a Cervantes, el Quijote y su fiel Sancho Panza. También verás los emblemáticos edificios de la Torre de Madrid y el Edificio España.

Desde está plaza podrás iniciar tus “indispensables” compras por la Gran Vía con sus infinitas tiendas de toda denominación. En la Plaza del Callao podrás bajar por la calle Preciados, que también ofrece todo eso que hay que comprar en Madrid.

Si no fuera suficiente, la calle de Serrano y el paseo de la Castellana podrán saciar tus impulsos de buen consumista.

Un poco de cultura

Un viaje a Madrid es impensable sin la visita a sus grandes y famosos museos. Por el paseo del Prado, cuyo recorrido puedes iniciar desde la misma Fuente de la Cibeles, están la mayoría de los más importantes.

Inútil es decir que la visita del Museo Nacional del Prado es obligada porque reúne a los grandes clásicos: Goya, Velázquez, El Greco y Zurbarán, entre muchos otros, te esperan en este templo de la pintura universal.

Un poco más adelante, el Museo Thyssen tampoco tiene desperdicio porque siempre sorprende con exposiciones itinerantes de primer orden, además de que su colección permanente es también excepcional.

Ya entrados en materia, por esta misma avenida, frente a la famosa estación de tren de Atocha, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía es también un espacio fundamental en la cultura de la capital española. Sus exposiciones son siempre de vanguardia y la visita bien vale la pena aunque sólo sea para que admires el Guernica, de Picasso.

En fin, perderse en las calles y plazas de Madrid es un deleite. Por las mañanas, entre una y otra visita, podrás disfrutar de unos churros con chocolate en sus terrazas. También podrás perderte entre los embutidos del Museo del Jamón y deleitarte con unos bocadillos de jamón serrano acompañados de una caña de cerveza, o cenar unos callos a la madrileña y una paella de mariscos con un buen vino de la región en los tradicionales restaurantes de los alrededores de la Plaza Mayor.

Madrid es siempre Madrid, el mismo de las crónicas de tus abuelos y padres. Regálatelo con toda la familia para que no se lo tengas que platicar a tus hijos. Acércate a tu agencia PriceTravel para que se encarguen de tus aviones y hoteles. Tú simplemente diseña ese recorrido que ya te sabes de memoria. Muy buen viaje.